Llegó a Comodoro por vacaciones y terminó ayudando en centro de evacuados

Diego Sebastián Pérez, es un psicólogo que vive en Mendoza pero el temporal lo encontró en Comodoro compartiendo sus vacaciones con su familia. Como tantos otros voluntarios no dudó en ocupar su receso para ayudar a los demás y realizó tareas de contención en el Gimnasio N° 4.

Las historias solidarias no paran de brotar en las calles de la ciudad, muchos vecinos desde sus posibilidades tratan de asistir a otros para que la reconstrucción de Comodoro Rivadavia comience a ser una realidad.

Diego Sebastián Pérez, es uno de esos vecinos inquietos que decidió extender una mano. Él ya no vive en Comodoro, vive en Mendoza, pero hace unas semanas llegó a la ciudad para pasar sus vacaciones con su familia en la zona de km 8. Fue imposible para Diego quedarse en el resguardo de su casa.

"Me presenté en la Secretaría de Salud, ahí me explicaron que estaban preparando un cuerpo de psicólogos en conjunto con el área de Salud Mental del Hospital Regional para dar asistencia en los centros de salud del área externa", relató el profesional sobre las primeras horas tras la primera lluvia.

Su tarea, fue el acompañamiento desde la escucha. Él- pone en valor – que pudo ser testigo de que no importaba la falta de recursos. "Todo el que llegaba al Gimnasio 4 con ganas de aportar, sumaba y eso comenzó a funcionar como una mini institución, todo pensado en llevar adelante la convivencia y estar presentes para dar apoyo a las familias que quedaron en la calle".

La asistencia psicológica, desde el primer minuto de la crisis es la ayuda silenciosa que recorre centros de salud y de evacuados, la atención de aquellos que perdieron todo y deben volver a empezar sin incentivos es una tarea dura que no cuenta solo con psicólogos, trabajadores sociales y estudiantes trabajan tsambién en el acompañamiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico