Llegó hace dos semanas de Formosa y fue detenido por robar

Un hombre de 25 años fue detenido ayer por la policía de la Seccional Primera cuando corría con un televisor de 42 pulgadas que había sustraído de un domicilio céntrico.

El sospechoso, que posee "tatuajes tumberos" en sus brazos y tendría amplios antecedentes en su provincia, aseguró que no posee domicilio fijo ni familia y que vive en la calle.

Los vecinos del pasaje peatonal que se encuentra en la zona de la escalera que une Sarmiento con Alsina alertaron ayer a las 10:45 al Centro de Monitoreo que dos malvivientes habían ingresado a un domicilio de ese sector alto del centro ante la ausencia de sus propietarios.

Los intrusos abrieron una ventana de la habitación del inmueble que habrían vigilado hasta que la familia damnificada salió de compras. A los 15 minutos que se retiraron los damnificados, los ladrones fueron a cumplir con su cometido.

Una vez que se introdujeron en el interior de la casa se alzaron con un televisor de 42 pulgadas. Al arribar los efectivos a cargo del oficial inspector Cristian Miranda, sorprendieron a uno de los sospechosos quien ingresó al patio de una casa vecina. En la persecución, los uniformados llegaron a dicho domicilio y detuvieron al hombre identificado como Kevin Alejandro Michmik, oriundo de la provincia de Formosa. Su cómplice, en tanto, pudo escapar.

Llamó poderosamente la atención de los empleados la cantidad de "tatuajes tumberos" que tenía Michmik en sus brazos. El joven señaló que había llegado a esta ciudad hace dos semanas y que no tenía un lugar de residencia fijo, ni familiares, como tampoco el documento de identidad. Por eso, oficialmente no se pudo corroborar la identidad del detenido.

Se hicieron las comunicaciones del caso para conocer si poseía antecedentes delictivos en la provincia del norte del país. El sujeto evidenció además tener un amplio conocimiento del manejo carcelario y por ejemplo utilizaba términos como "celador" o "interno", a pesar de que afirmó no haber estado nunca preso.

Michmik quedó alojado en un calabozo de la Seccional Segunda en averiguación del delito de hurto en grado, y hoy enfrentará a la justicia.

Los efectivos consideraron que al subsistir los riesgos procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación, debido a que no posee domicilio o arraigo en la ciudad, debería quedar en prisión preventiva a pesar de haber cometido un delito de los denominados menores

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico