Lo apuñalaron en el centro para robarle el teléfono

Un joven de 20 años fue abordado ayer, poco antes de las 21, por dos delincuentes en la plaza Scalabrini Ortiz. Se resistió a que le robaran el teléfono celular y recibió una puñalada a la altura del muslo izquierdo. Como pudo caminó más de 300 metros sin recibir ayuda de los transeúntes. En Rivadavia casi Mitre fue asistido y luego trasladado al Hospital Regional.

De acuerdo a la información brindada por la policía de la Seccional Primera, el ataque se registró minutos antes de las 21 en la plaza ubicada sobre las calles Moreno e Inmigrantes Gallegos. Según manifestó la víctima Joel Daniel Neira (20) a los efectivos, fue abordado por dos individuos que intentaron arrebatarle el aparato telefónico.
En esas circunstancias, el joven se resistió y enfrentó a los delincuentes. Pero uno de estos extrajo un arma blanca y le aplicó un puntazo a la altura del muslo de la pierna izquierda. Los agresores escaparon hacia la zona de la costanera, y el herido comenzó a caminar por Rivadavia.
La policía fue alertada del incidente pero no encontraba al lesionado en los alrededores de la plaza. Sin embargo, una agente detectó los rastros de sangre que Neira iba dejando sobre la vereda derecha de la avenida y de esa forma lo alcanzó sobre Rivadavia al 500, en la puerta de un estacionamiento de vehículos.
Para esto, Neira caminó más de tres cuadras con su pierna ensangrentada y sin recibir ayuda de los transeúntes. Recién fue auxiliado por un hombre cuando se encontraba sentado en compañía de los uniformados. El ocasional peatón le efectuó una especie de torniquete para detener la hemorragia.
Con sus dos manos el hombre que tenía conocimientos de primeros auxilios le aprisionó la pierna hasta que arribó la ambulancia. La situación fue observada por numerosos curiosos que sólo miraban cómo se desangraba el herido.
Luego de varios minutos, la víctima fue subida sobre una camilla a la unidad sanitaria y trasladada a la guardia del Hospital Regional. Los médicos presumían que podía haber sido afectada la vena femoral por la cantidad de sangre que perdió.
Al cierre de esta edición, la policía estaba abocada a la búsqueda de los autores que estarían identificados y que suelen frecuentar la zona de la costanera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico