Lo asesinó por venganza y recibió 8 años de prisión

A la pena de 8 años de prisión fue condenado Sandro Jonathan Curiqueo, a quien el tribunal colegiado de Trelew lo declaró penalmente responsable del delito de homicidio simple por el crimen que en abril del año pasado tuvo como víctima a Luis Ángel Torres.

El tribunal colegiado estuvo integrado por los jueces Ivana González, Sergio Piñeda y Fabio Monti, quienes ayer dieron a conocer la parte resolutiva de la sentencia condenatoria contra Sandro Jonathan Curiqueo, quien fue declarado penalmente responsable del delito de homicidio simple y tras el juicio de cesura se le impuso la pena mínima que contempla el artículo 79 del Código Penal, de ocho años.
La parte acusadora, que fue representada por el jefe de fiscales de Trelew, Omar Rodríguez, logró acreditar en el debate -con los testimonios y las pericias ofrecidas- que el 15 de abril del año pasado en horario cercano a las 22, Sandro Curiqueo utilizó un cuchillo para agredir a Luis Angel Torres, quien se encontraba junto a Víctor Curiqueo, padre del acusado, tomando una cerveza en la casa de la víctima.
La víctima se encontraba sobre la vereda, en el barrio Los Pensamientos de Trelew. Allí, en circunstancia que el agresor se encontraba parado frente a Torres y conversando con este, extrajo un cuchillo de dimensiones medianas y de manera absolutamente sorpresiva le propinó un puntazo en la zona abdominal, lo cual derivó en su deceso.
Durante el debate, la Fiscalía pudo probar que el imputado obró con venganza, debido a un hecho anterior donde había sido herido un primo de este por parte de la víctima. Como consecuencia de ello fue y realizó este acto injustificado, causando la muerte de Torres.
Los jueces confirmaron que quedó objetiva y subjetivamente probada la autoría del crimen en poder del condenado, considerando que la calificación jurídica escogida por el Ministerio Público Fiscal es al que se ajusta a derecho y en razón de ello lo condenó por el delito de homicidio simple, en calidad de autor, imponiéndole la pena de ocho años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico