Lo condenaron a seis meses de prisión en suspenso por pegarle a su ex pareja

El juez ordenó el cumplimiento de una serie de reglas de conducta, como someterse al control del Cuerpo de Delegados y abstenerse de establecer contacto con la víctima.

Jonathan Ezequiel Ehijos fue condenado a seis meses de prisión, de cumplimiento condicional, como autor del delito de lesiones leves agravadas por ser cometidas contra quien mantuvo una relación de pareja. El juez ordenó el cumplimiento de una serie de reglas de conducta, como someterse al control del Cuerpo de Delegados y abstenerse de establecer contacto con la víctima.
La audiencia de lectura de la sentencia se desarrolló ayer en la Oficina Judicial de Sarmiento. El acto fue presidido por el juez Alejandro Rosales, la Fiscalía estuvo representada por la fiscal Laura Castagno y el acusado recibió el asesoramiento del abogado de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzún.
En la oportunidad, Rosales explicó que el material probatorio rendido durante las audiencias de debate cuenta con un elevado grado de validez y en este sentido consideró que resultan suficientes para probar los hechos, en base a la hipótesis presentada por la parte acusadora.
Por último, agregó que sobre la base de las pruebas descriptas y analizadas tuvo por acreditado la existencia del hecho y la participación del imputado con el grado de certeza que exige esta etapa procesal.
En consecuencia, resolvió condenar a Ehijos como autor penalmente responsable del delito lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra quien mantuvo una relación de pareja. Asimismo, le impuso la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional. También fijo el cumplimiento de reglas de conducta por el plazo de dos años.
Durante ese periodo, Ehijos deberá fijar domicilio, someterse al control del Cuerpo de Delegados cada cuatro meses y abstenerse de contactarse con la víctima.
Según el Ministerio Público Fiscal, el 25 de febrero del año pasado Jonathan Ehijos concurrió a la casa de su ex pareja a buscar un electrodoméstico. Al no encontrar el objeto comenzó una discusión con la denunciante, a la que insultó y agredió físicamente, golpeándole la cabeza contra la pared. En ese momento, una hermana de la víctima llegó al lugar y con su intervención logró que el agresor se retirara del lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico