Lo detienen al intentar escapar de la policía en un coche robado

Se trata de Enzo Uranga. Los policías tuvieron que perseguirlo durante más de once cuadras entre los barrios Máximo Abásolo y San Cayetano. Conducía un Volkswagen Gol robado horas antes en la avenida Roca. Su cómplice logró escapar a pie.

Enzo Martín Uranga, de 19 años, fue detenido el sábado a las 21:10 por personal policial de la Seccional Sexta y terminó imputado de encubrimiento. Escapó de la policía durante más de once cuadras al volante de un vehículo que horas antes había sido robado.
Efectivos de la Seccional Sexta observaron el auto cuando se desplazaba por la calle Chazarreta del barrio Máximo Abásolo. Se trataba del Volkswagen Gol que había sido sustraído en Roca al 1500.
Cuando la policía logró interceptar al vehículo, su conductor aceleró la marcha y continuó luego por las calles Pieragnolli, Código 553, Francisco Behr y Andino Cayelli. En esta última sus dos ocupantes descendieron y empezaron a correr. Su cómplice logró escapar, mientras que Uranga fue detenido.
Los policías comprobaron que se trataba del mismo individuo que el 3 de julio último fue detenido al intentar ingresar marihuana a la alcaidía policial. Había ido a visitar a su hermano Nahuel Uranga, quien está condenado a diez años por el homicidio de un albañil al que intentó asaltar en la calle el 11 de noviembre de 2015.
Enzo Uranga intentaba llevarle a su hermano 20 bombitas de agua con marihuana en su interior. Las ocultaba entre sus genitales. La droga pesó un total de 28 gramos y el individuo fue puesto a disposición de la Justicia Federal por la tenencia de estupefacientes.
Ya en febrero último la Seccional Quinta había detenido a Enzo Uranga, como sospechoso de haber protagonizado un violento asalto contra un joven al que lo apuñalaron en un brazo para robarle la gorra, la campera y el teléfono celular.
Enzo Uranga resultó detenido minutos después del robo por el propio el joven y sus familiares cuando lo sorprendieron caminando con la gorra de la víctima puesta. Antes de entregarlo a la policía le propinaron una paliza. Fue en Francisco Behr al 1.600 y tenía el cuchillo en su poder.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico