Lo golpearon, lo asesinaron de un disparo y le robaron las zapatillas

Oscar Alejandro Mansilla, de 19 años, fue brutalmente golpeado en la cabeza y asesinado de un disparo en el abdomen ayer a la madrugada en Mburucuyá y 12 de Octubre del barrio La Floresta. Su cuerpo fue encontrado recostado a unos 30 metros del lugar de la agresión, con las piernas estiradas y sin zapatillas, afuera de una vivienda de Mburucuyá al 1100. Habitantes del sector escucharon disparos. Para la policía los mismos asesinos fueron quienes le robaron las zapatillas.

El cadáver de Oscar Mansilla fue hallado ayer pasadas las 5 apoyado contra la pared externa de una vivienda de Mburucuyá al 1.100 en el barrio La Floresta. El homicidio de Mansilla, alias "Mariachi", se convirtió en el 21° homicidio ocurrido en Comodoro Rivadavia durante 2016.
En un principio la policía presumía que la víctima había recibido cinco balazos. Sin embargo, con el correr de las horas y a partir de la autopsia que se realizó durante el mediodía, fuentes judiciales consultadas por El Patagónico confirmaron que tenía un solo disparo a la altura del abdomen.
El balazo le habría ingresado en la zona de la cintura y le habría comprometido el bazo, lo que le produjo la muerte en cuestión de minutos.
Ante las escoriaciones que tenía el cuerpo, las autoridades policiales también presumían que había sido baleado en la cabeza. Pero la autopsia determinó que se trataba de golpes contundentes sobre el cuero cabelludo que le habían provocado heridas sangrantes.
De acuerdo a la reconstrucción del homicidio que pudo efectuar la policía, Mansilla caminó malherido hasta el lugar donde fue hallado sin vida. Terminó recostado contra el frente de una casa. En el lugar quedaron manchas de sangre.
La víctima vestía una campera y pantalón negro. A su lado, a no más de un metro, había un antiguo televisor de tubo de 29 pulgadas, totalmente destrozado.
Para los efectivos de la Brigada de Investigaciones, el joven fue baleado en Mburucuyá y 12 de Octubre, en donde se hallaron algunas vainas servidas de 9 milímetros. Y que luego caminó al menos unos 30 metros desde esa esquina –zona caliente del sector por los tiroteos entre las facciones de Los Palomo y Los Nieves- hasta el sitio donde fue encontrado fallecido.
Un llamado anónimo alertó al 101 del Centro de Monitoreo del hallazgo del cuerpo y tomó intervención en el lugar personal policial la Seccional Cuarta con su jefe Fabián Millatruz a la cabeza, el funcionario de fiscalía Ricardo Carreño y la fiscal Cecilia Codina. Finalmente la causa fue asignada al fiscal Adrián Cabral.
A partir de las primeras diligencias, los investigadores presumían que la víctima podía llegar a ser un joven de apellido Barría. Sin embargo, al mediodía fue descartada esa hipótesis. Además, la Brigada buscó las fotografías de la autopsia para chequear y comparar con el álbum fotográfico que existe en la división.
Ya en horas de la tarde los familiares de la víctima concurrieron a la Morgue Judicial y reconocieron el cuerpo del joven de 19 años, quien era conocido en el barrio Las Flores.
Que los asesinos le hayan robado las zapatillas permitió a la policía ir en busca de esa prueba fundamental: el calzado del muerto. Y así lograron identificar a allegados a la banda de Los Palomos, a bordo de una camioneta que quedó secuestrada junto a un par de zapatillas que la policía presumía ayer que eran las de Mansilla.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico