Lo imputan por amenazas con arma, pero dice que se defendió de un robo

Un joven de Río Mayo fue imputado por amenazas agravadas por el uso de arma de fuego a raíz de una denuncia que radicaron tres jóvenes por un incidente ocurrido en la plaza del pueblo.

En tanto, el imputado declaró que fue víctima de un intento de robo y que el arma se disparó durante un forcejeo con los denunciantes. La audiencia de control de detención contra Walter Mariano Fernández (29) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Sarmiento y fue presidida por el juez penal Alejandro Rosales. La Fiscalía estuvo representada por el fiscal Herminio Gonzales Meneses, mientras que el imputado recibió el asesoramiento del abogado de la Defensa Pública, Tomás Malerba. En la oportunidad, Meneses indicó que los hechos que investiga ocurrieron el sábado 22, aproximadamente a las 6:30, en la Plaza Jones, ubicada en la esquina de Perito Moreno e Yrigoyen de la localidad de Río Mayo.
En ese lugar se encontraban tres jóvenes, quienes indicaron que el imputado se acercó hasta ellos, luego se dirigió a una de las víctimas y le habría manifestado "¿qué mirás gil?; ojo caído, báñate sucio".
Unos instantes después, Fernández sacó un arma de fuego de entre sus prendas de vestir, la cargó y apuntó a la cabeza de la víctima, quien levantó sus manos.
Asimismo, indicaron que uno de los integrantes del grupo se interpuso entre la víctima y el agresor. Y que le pidió a Fernández que bajara la pistola. Por último, agregaron que el detenido efectuó un disparo en el suelo y se fue del lugar.
A raíz de ese episodio los jóvenes fueron hasta la Comisaría a denunciar lo ocurrido. En pocos minutos, los empleados policiales detuvieron a Fernández cuando caminaba por calle Yrigoyen y 25 de Mayo. Al momento requisarlo le secuestraron una pistola automática que tenía 12 cartuchos en el cargador.
En este marco, el representante de la parte acusadora peticionó que se declare legal la detención del sospechoso, señalando que fue en flagrancia. Asimismo, requirió un plazo de cuatro meses para concluir su investigación y calificó el hecho como amenazas agravadas por el uso de arma de fuego, en concurso real con portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización.
Por último, pidió que ordene prohibición de acercamiento y contacto entre el imputado hacia los denunciantes. En este sentido, consideró que esta medida debe sostenerse por el tiempo que dure la investigación.

"QUISIERON ROBARME"

A su turno, el detenido ofreció su descargo y se ubicó en papel de víctima, afirmando que quisieron robarle. En su versión señaló que al llegar a la plaza uno de los denunciantes le había pedido plata. En este sentido dijo que también habría intentado quitarle su teléfono celular, introduciéndole una mano en el bolsillo.
También sostuvo que otro de los integrantes del grupo lo abordó desde atrás, le quitó la pistola y allí comenzaron a forcejear y como consecuencia de esa maniobra el arma se cargó, tras lo cual se produjo el disparo.
Finalmente, dijo que logró recuperar la pistola y decidió irse corriendo del lugar. Unos minutos después fue detenido por la policía en la vía pública.
La defensa no formuló objeciones al relato del hecho y tampoco se opuso las medidas solicitadas por el Ministerio Público Fiscal.
Tras escuchar las expresiones de las partes, el juez resolvió tener por formalizada la investigación preparatoria de juicio contra Walter Fernández y ordenó la prohibición de contacto, ortorgándole por último a la Fiscalía el plazo de 4 meses para investigar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico