Lo imputaron por portación de arma y amenazas pero lo dejaron libre

Sebastián Rodrigo Soto fue imputado ayer por portación de arma de guerra en concurso real con amenazas agravadas por el uso de arma de fuego y recuperó la libertad.

Sebastián Rodrigo Soto fue imputado ayer por portación de arma de guerra en concurso real con amenazas agravadas por el uso de arma de fuego y recuperó la libertad. Su compañero, Jorge Palomo, no fue imputado y el juez declaró ilegal su detención. Se trata de los dos detenidos durante la tarde del viernes luego que un policía que intentaba identificarlos en el barrio La Floresta fue apuntado por una pistola 9 milímetros.
La audiencia de control de detención contra Sebastián Soto (22) y Jorge Palomo (18) se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por el juez penal, Mariano Nicosia.
La Fiscalía fue representada por la funcionaria Eve Ponce, mientras que los detenidos recibieron la asistencia de la abogada adjunta de la Defensa Pública, Vanesa Vera.
En ese contexto la acusadora pública solicitó al juez que se declarara legal la detención de Soto y Palomo y pidió que se formalizara la apertura de la investigación preparatoria, calificándose el caso como portación de arma de guerra en concurso real con amenazas agravadas por haber sido cometida con el uso de arma de fuego.
Ello, por el incidente ocurrido a las 18:40 del viernes, cuando un policía de la Seccional Cuarta fue apuntado con un arma de fuego por parte de un individuo al que intentaba identificar en la zona de avenida Rivadavia y Araucarias.
La detención se produjo tras una corrida y a pesar de la ayuda que recibiera el perseguido por parte de Palomo, quien intentara evitar el accionar policial.
La defensora cuestionó la legalidad de la detención y pidió al juez que declare ilegal la de Palomo, algo a lo cual hizo lugar el magistrado tras analizar el relato del incidente que fue brindado por la funcionaria.
De todas maneras el juez formalizó la apertura de investigación contra Soto y en razón de que la Fiscalía no solicitó ningún tipo de medida de coerción, a pedido de la defensa ordenó la libertad de ambos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico