Lo suspendieron de jugar al rugby por más de 25 años

Cipriano Martínez, el jugador de Pucará que le pegó una terrible patada en la cabeza a un rival durante un partido de la división intermedia, fue sancionado con 1508 semanas (casi 29 años) de suspensión por la Unión de Rugby de Buenos Aires.

El jugador Juan Manuel Masi, de San Albano, sufrió una brutal patada en la cabeza por parte de Cipriano Martínez, pilar de Pucará, en un encuentro de la división intermedia que se disputó a principio de mes y que fue dirigido por el árbitro Alejandro Conti.

"Estamos de acuerdo con la sanción, e incluso Pucará ya lo había sancionado de por vida para cualquier actividad relacionada con el rugby", manifestó Eduardo Bernardello, presidente del club de Burzaco.

Embed


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico