LOA: mantienen la prisión de uno de los condenados

Durante una audiencia de revisión, los jueces José Rago y Mariano Nicosia resolvieron ayer extender la prisión preventiva que cumple Rodrigo Delgado, condenado por el homicidio del empresario José Luis García. La medida se amplió hasta que la sentencia quede firme debido a que la causa se encuentra en análisis ante la Corte Suprema de Justicia.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva del condenado Rodrigo Delgado se desarrolló ayer en sede de los tribunales de Comodoro Rivadavia, en relación al homicidio de propietario de la distribuidora LOA, José Luis García, ocurrido el 13 de enero de 2012. Esa tarde dos delincuentes lo abordaron afuera del comercio y le pegaron un tiro en el intento de robarle la recaudación.
El fiscal Adrián Cabral realizó un repaso del proceso judicial y señaló que Delgado se encuentra detenido desde el 2 de abril de 2012, es decir hace tres años y siete meses. Fue condenado el 11 de junio de 2013 a prisión perpetua durante el juicio en que fue declarado responsable del delito de homicidio criminis causa -cometer un homicidio para encubrir otro delito-, en calidad de coautor.
El 8 de noviembre de ese mismo año la Cámara en lo Penal de Comodoro Rivadavia confirmó la sentencia de primera instancia y la pena impuesta. Asimismo, el 10 de febrero de este año la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de la provincia confirmó dicha sentencia.
El 9 de abril se hizo lugar al recurso federal ante la Corte Suprema de Justicia, lugar en el que se encuentra actualmente la causa. Por todo ello, Cabral solicitó el mantenimiento de la prisión preventiva de Delgado sobre la base del peligro de fuga debido a que el proceso siguió su curso en un plazo razonable.
También mencionó la gravedad del delito y la pena que se espera como resultado del proceso. "Tres tribunales confirmaron la sentencia y la pena, se encuentra debilitado el principio de inocencia", argumentó el fiscal. Requirió la medida de coerción hasta que la sentencia pase en calidad de cosa juzgada.
En cambio, el defensor público Esteban Mantecón señaló: "no le asiste razón al fiscal al pretender sostener la prisión preventiva de mi asistido. Todavía perdura el principio de inocencia ya que la causa se encuentra a resolver en la Corte Suprema, y hoy no tiene sentencia firme. Es decir puede ser revocada".
Expuso además que la Constitución Nacional "sostiene que una persona no es culpable hasta que la sentencia quede firme. La privación de libertad debe ser una medida excepcional y el peligro de fuga invocado por la Fiscalía es subjetivo".
El defensor agregó que no se puede sostener que se va a dar a la fuga, tiene arraigo y familia en la ciudad.
Mantecón pidió que se morigere el régimen de prisión para su defendido por el arresto domiciliario. Luego de un cuarto intermedio, el tribunal resolvió mantener la prisión preventiva que cumple Delgado hasta que la sentencia quede firme ya que "la posibilidad que se modifique la sentencia resulta muy escasa".
TODOS CONDENADOS
Esa calurosa tarde de verano eran las 18:30 cuando la banda estacionó cerca del comercio. Se movilizaban en un Fiat Vivace conducido por Delgado.
Lo acompañaban Pablo Sebastián Barreto, el entonces menor de edad Brian Stremmel -asesinado tiempo después en Bahía Blanca- y el ciudadano peruano Luis Alejandro Bravo Orderique. El auto permaneció sobre calle San José de Jáchal casi avenida Libertad.
Delgado se quedó en el auto junto a Barreto, mientras los restantes se dirigieron hasta Roca y Kennedy, donde esperaron a la víctima sentados en el borde de un ventanal de la distribuidora. A las 20:10 la víctima salió del comercio con la recaudación del día y se subió a su Citroën Berlingo.
Fue abordado por Stremmel y Bravo Orderique. Este último lo increpó por la ventanilla del conductor y le efectuó un disparo a la altura del tórax que le provocó la muerte a los pocos minutos. El adolescente introdujo parte de su torso en el vehículo a los fines de sustraer la caja con el dinero pero no lo logró y huyeron en el Fiat Vivace.
En el juicio de primera instancia fueron condenados Stremmel, Delgado y Barreto debido a que Bravo Orderique estaba prófugo. En segunda instancia Barreto fue absuelto, y en 2014 el sospechoso prófugo fue capturado. Durante el juicio Bravo Orderique fue condenado a prisión perpetua.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico