Los analgésicos podrían estar vinculados con la pérdida de audición

El uso a largo plazo de analgésicos de venta libre podría estar asociado con un aumento en el riesgo de pérdida de audición en algunas mujeres, según revela un estudio reciente.

Las mujeres que tomaron ibuprofeno o acetaminofén durante 6 años o más tenían más probabilidades de sufrir una pérdida de audición que las que tomaron los analgésicos durante un año o menos, afirmaron los investigadores del Hospital Brigham and Women's, en Boston.
No encontraron ninguna asociación significativa entre el uso de la aspirina a largo plazo y la pérdida de audición.
"Aunque la magnitud del riesgo más alto de pérdida auditiva con el uso de analgésicos fue modesta, dado que estos medicamentos se usan con mucha frecuencia, hasta un pequeño aumento del riesgo podría tener implicaciones importantes", dijo el autor principal, el Dr. Gary Curhan, en un comunicado de prensa del hospital.
"Si hubiera causalidad, esto significaría que aproximadamente un 16.2 por ciento de la pérdida auditiva que se produce en estas mujeres podría deberse al uso de ibuprofeno o de acetaminofén", apuntó Curhan, médico en la división de medicina de redes.
Para realizar el estudio, el equipo de Curhan analizó los datos de más de 54,000 mujeres, de 48 a 73 años de edad, del Estudio de la salud de las enfermeras. El uso más prolongado de ibuprofeno y acetaminofén se asoció con un posible riesgo más alto de deterioro auditivo.
Los investigadores indicaron que la mayoría de las mujeres del estudio eran mayores y blancas. Dijeron que se necesitan estudios de mayor tamaño que incluyan otros grupos de personas para saber más sobre el posible vínculo entre los analgésicos y la pérdida auditiva.
El equipo de investigación encontró previamente que un uso mayor de acetaminofén y antiinflamatorios no esteroides (AINE) se asoció con un riesgo más alto de pérdida auditiva en los hombres y también en las mujeres más jóvenes.
"La pérdida de audición es extremadamente común en Estados Unidos y puede tener un impacto profundo en la calidad de vida", dijo Curhan. "Encontrar factores de riesgo modificables podría ayudarnos a identificar modos de reducir el riesgo antes de que empiece la pérdida de audición y de ralentizar la progresión en los que ya tengan una pérdida auditiva".

Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico