Los Angeles para "cholulos"

Acercarse a la industria del cine, llevarse la sensación de que se ha estado cerca, es el gran atractivo de Los Ángeles y allí está todo preparado para sacar el mayor partido de las personas que sueñan con sacarse una foto con alguna estrella.

La ciudad es más que gente linda, excéntrica y playas. Es la meca del cine, residencia de actores, directores y escenario de muchos clásicos del séptimo arte. Los fanáticos o mejor conocidos como "cholulos" estarán en el paraíso allí con innumerables paseos destinados al cine y los famosos.
Si lo que se pretende es certificar la estadía en Hollywood, una foto bajo las nueve letras más famosas del mundo, es un clásico. Para ello hay que ir al distrito de Hollywood Hills, donde está el parque Griffith y la colina que alberga el cartel gigantesco, declarado monumento cultural histórico en 1973. Como está protegido, no se pueden tocar las letras, pero sí acercarse lo más posible para tomar una foto.
Los tours de los estudios son la mejor manera de llevarse una experiencia de Hollywood. El tour más conocido, el de Warner Bros. y uno de sus atractivos más destacables es el sillón del "Central Perk", el único decorado salvado de la memorable serie "Friends" que se rodó en estos estudios de Burbank durante 10 años. Además, se puede recorrer el estudio en acción, donde el acceso depende de lo que estén rodando ese día. Ofrece además, por ejemplo, la experiencia de cruzar la puerta del hangar número 7, donde se rodó Casablanca, o caminar por la calle estándar de Nueva York donde se han filmado miles de películas.
Por su parte, Universal Studios brinda un tour por sus decorados dentro de la visita a su parque de atracciones. Otros dos estudios legendarios también son visitables: Paramount, el único que queda en la localización original en Hollywood, en medio de la ciudad; y Sony, que ocupa los antiguos estudios de Metro Goldwyn-Mayer en Culver City, la primera meca del cine. Si se planea la visita con antelación, se puede asistir gratis a muchas grabaciones de televisión.
Aunque parezca simple, hay que ir al cine. Puede parecer una recomendación peregrina, pero no lo es. En los mejores cines de Los Ángeles se ven las películas como las ven los que las hacen, como ellos esperan que se vean. La diferencia con un cine mediano de cualquier otro lugar es notable. Las tres grandes cadenas de exhibición, Archlight, Regal y AMC son una garantía para una buena experiencia. Pero, además, en Los Ángeles se vive el cine a todas horas. Es muy fácil encontrar reposiciones y pequeñas proyecciones de clásicos.
El paseo de la fama de Hollywood es una visita obligada. Desde Bud Abbot a Adolph Zukor, aquí hay más de 2.000 estrellas en honor a todas las personas que han contribuido a la industria del cine. Se puede matar mucho tiempo buscando a una estrella en particular.
Puede que un cementerio no sea el lugar más apropiado para visitar, pero en el Hollywood Forever descansan Douglas Fairbanks, Fay Wray o Rudolph Valentino. Además, no es un cementerio normal: se organizan visitas guiadas, eventos de películas en los exteriores y hasta hay música en directo a veces. Otra opción es hacer "la ruta de los difuntos" en un coche fúnebre de lujo para 13 personas. En dos horas y media se visitan los lugares donde murieron Michael Jackson, River Phoenix, Janis Joplin y muchos otros más.
El museo de cera también es otro clásico. Tiene tres plantas y hay miles de personajes: desde las estrellas del cine mudo de los primeros años a las celebrities más recientes. Pero si lo que se quiere es ahondar más en la vida de los famosos, la ruta por las casas de ellos es la opción más invasiva y "cholula" que existe. Para ello hay dos opciones. Una es comprar una guía bien detallada para saber dónde viven o dónde vivieron los grandes mitos de otra época, e ir a curiosear. Otra más viable (y menos comprometida) es hacer el Movie Stars' Home Tour en un autobús descapotable con un guía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico