Los asaltantes tardaron tres minutos para volar el cajero

Los dos delincuentes que el miércoles a la madrugada intentaron robar el cajero automático de la sucursal del Banco Chubut en el barrio Industrial entraron a las 0:39 y tardaron tres minutos para perforar un agujero con un cortafierros en el cajero, meter la manguera de gas, el cable mecha y generar la explosión. De todas maneras, no pudieron llevarse el dinero. La Brigada de Investigaciones continúa reuniendo indicios en procura de identificarlos.

Tres minutos. Eso fue lo que tardaron los dos delincuentes para volar el cajero automático del Banco Chubut en un intento de llevarse la recaudación. En los videos que analiza la policía se observa que ingresaron a las 0:39 y la explosión se produjo a las 0:42. Ocultaban sus rostros con pasamontañas y además llevaban puestas capuchas.
Luego de perforar el metal, uno de ellos abrió el conducto del expendedor de dinero e introdujo una manguera de gas. Dejó acomodado el rollo de cable mecha al lado del cajero. El otro delincuente ingresó con una bolsita en la mano izquierda donde llevaba una batería de moto. En la otra mano portaba una maza.
Abrieron la garrafa para inyectarle gas al cajero. Tardaron tres minutos en dejar todo listo. Se colocaron a unos 12,5 metros sobre la vereda y acercaron los cables pelados de la mecha a los bornes de la batería. El cajero voló y la onda expansiva fue de tal magnitud que le quitó la capucha a uno de los delincuentes.
Estaban ansiosos. El cajero tenía un gran hueco sobre la pantalla y el sistema de botones, no como el 7 de diciembre de 2014 cuando en la misma sucursal trataron de robar el cajero y el gas no había alcanzado a concentrarse en el aparato. Esa vez los autores debieron abortar el robo porque saltó el sistema de alarma.
En esta ocasión, sin embargo, a pesar del daño en el cajero, no pudieron llevarse las cajas metálicas que contenían el dinero y debieron escapar ante la inminente llegada de la policía.
Según la información a la que accedió El Patagónico, media hora antes de que los delincuentes volaran el cajero, un cliente llegó en un Renault 12 y realizó la última maniobra en el expendedor.
Las imágenes de las cámaras de seguridad ya han sido analizadas por los investigadores y buscan más indicios para dar con los delincuentes. En ningún momento se observan sus rostros en las imágenes.

DEL GAS AL EXPLOSIVO
La modalidad de volar cajeros con inyección de gas o acetileno es una especialidad de las bandas de Chile. Sin embargo, en Argentina no ha sido ampliamente utilizada.
Los antecedentes en nuestro país se remontan a 2014, en Mataderos, con "la banda de los miguelitos". Y en la ciudad de Córdoba, durante el mundial de fútbol de Brasil, volaron un cajero con gas.
Pero la modalidad comienza ya a mutar rápidamente en busca de mayor efectividad. En setiembre del año pasado en la misma Córdoba, una banda de delincuentes voló con explosivos un cajero ubicado en la zona de la Universidad Nacional de Córdoba, una modalidad mucho más peligrosa y que demanda mayor conocimiento de los delincuentes, pero que al parecer es más efectiva ya que en ese caso se llevaron unos 800 mil pesos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico