Los autitos a explosión ya tienen su lugar en Comodoro

Ayer fue inaugurada la pista de automodelismo en el barrio Ciudadela, donde se vivió una tarde distinta dedicada a los niños en su día, para toda la familia. No faltaron los panchos, las gaseosas y los regalos, además de la torta que los presentes degustaron en el cierre de la fiesta.

La pista de automodelismo fue inaugurada ayer en el barrio Ciudadela. El escenario, para autitos a explosión y a control remoto, se ubica detrás del depósito de La Anónima.
Allí, se vivió una tarde distinta dedicada a los niños en su día, para toda la familia. No faltaron los panchos, las gaseosas y los regalos, además de la torta que los presentes degustaron en el cierre de la fiesta y sorteos para los pilotos.
Esta idea surgió como un pasatiempo hace seis años, cuando aficionados compraban los primeros vehículos y los hacían girar en instalaciones del Predio Ferial.
Ahora, un parque de diez pilotos pone en escena la actividad, que busca sumar a la cantera de aficionados, ya sea en la parte competitiva como promocional. Por tal motivo, ya se organizó una fecha competitiva para los días 11 y 12 de setiembre, con pilotos de Chubut y Santa Cruz. Mientras tanto, la intención es llevar adelante un campeonato desde el año próximo.
Un auto disminuido en una escala de 1 en 8 pulgadas, con motor a explosión de 21cc y manejado por radio control, es la carta de presentación del automodelismo. Se trata de una actividad que busca constituirse como un deporte que tiene como origen a aquellos que encuentran en los vehículos reducidos una pasión, para demostrar sus habilidades como pilotos.
La familia Berlingieri conforma el grupo local que desde hace un tiempo le puso esfuerzo para que Comodoro Rivadavia pueda contar con su primera pista de automodelismo (existe una en Rada Tilly, pero no está funcionando).
En su esencia, el automodelismo contempla dos modalidades: la de Competición –con los Boggie que recorren distintos escenarios de la región, como Puerto Madryn, Trelew, Pico Truncado y Coronel Suárez– y la de las Camionetas, que son para aquellos que toman a la actividad como un pasatiempo.
En cuanto a los Boggie, quienes compran uno de estos vehículos se hacen dueños sólo del chasis y representan a una determinada marca. Queda en el piloto la responsabilidad de armar el vehículo, de acuerdo a las reglamentaciones vigentes que exigen un motor de 21cc que funciona a explosión, con nitrometano al 25% como combustible. Además del radio control.
En la pista se pone en escena la habilidad de cada piloto, porque se maneja el auto a una velocidad estimada de 70 km por hora en una recta, donde gana quien más vueltas puede dar. En la pista de Ciudadela, las carreras tienen una duración de 40 minutos, a razón de un minuto por vuelta.
Un piloto sobre una tarima con un radio control y un asistente (mecánico) a la vera de la pista por cualquier eventualidad, forman parte de cada equipo.
Marcelo Berlingieri, uno de los impulsores de este desafío, tuvo palabras de agradecimiento a quienes colaboraron durante todo este tiempo. "Agradecemos al representante de MHP, que donó mercadería para el sorteo entre los pilotos, y a todos los que nos ayudan constantemente", remarcó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico