Los becados de Desarrollo Humano piden su pase a planta del municipio

Becados municipales mantuvieron una nueva reunión con el secretario de Desarrollo Humano y Familia Marcelo Rey y con el viceintendente Juan Pablo Luque para pedirles nuevamente el ingreso a planta y el fin de la precarización laboral.

Pamela Rojas, como vocera del grupo, precisó que entregaron un petitorio dirigido al intendente Carlos Linares para exigirle "la inclusión de todas las familias en el trabajo formal con el reconocimiento de las cargas sociales vigentes".
En dicho documento sostienen la predisposición para aceptar un plan de incorporación gradual a la estructura municipal, pero piden que mientras tanto se acceda al pago de un salario mínimo vial y móvil que es de 7.272 pesos de acuerdo con el Consejo del Salario, y que los bonos de colectivo cubran todos los viajes que los becados deben realizar para cumplir sus tareas.
La respuesta de los funcionarios no satisfizo las demandas de los becados, quienes seguirán movilizados y apelaron a la solidaridad de la comunidad y de las organizaciones sindicales y sociales de Comodoro Rivadavia.
Además, Rojas comentó: "las respuestas que obtuvimos fueron las mismas: 'estamos trabajando en esto' o 'aumentamos en algunos casos el 100 por ciento de la beca (de 1.500 a 3.000 pesos)'".
A la vez manifestó que Luque y Rey les aseguraron que están analizando la incorporación a contrato, pero aclaró que esta afirmación la hicieron "sin mostrar nada por escrito ni ninguna propuesta contundente".
Rojas recordó que junto a sus compañeros piden "trabajar dignamente, ser reconocidos por el Estado y que nuestros derechos dejen de ser vulnerados". En definitiva, "queremos trabajar en blanco, contar con los beneficios regulados por la Ley, queremos dejar de trabajar en negro", apuntó.
La becada mencionó también que durante el encuentro los funcionarios municipales les señalaron que al ingresar en el municipio conocían las condiciones en las que prestarían funciones y que ellos llevan cien días de gestión.
"Las excusas continúan sin respetar a los que laburan por el pueblo comodorense, a los que atienden a los más chiquititos en los jardines maternales, a los pibes que reciben apoyo escolar o que asisten a un taller de cualquier centro de promoción barrial, a los jóvenes que van a capacitarse y a asesorarse para saber combatir la precarización laboral, o a nuestros abuelos", enfatizó la vocera de los trabajadores precarizados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico