"Los Bomberos de Comodoro estamos de pie"

Tras el fatal desenlace que le costó la vida a Luis Gramajo en el incendio del bar "Irlanda", la Asociación de Bomberos Voluntarios sacó un emotivo comunicado dedicado al bombero comodorense y a toda la comunidad.

Luis Gramajo se desempeñaba en el Cuartel Central y el pasado domingo perdió la vida al quedar atrapado en el incendio del bar "Irlanda", mientras combatía las llamas, y convirtiéndose de esta manera en el primer mártir de la historia de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Comodoro Rivadavia.

Este mediodía, la Asociación de Bomberos Voluntarios, envió un emotivo comunicado a El Patagónico, donde dejan de manifiesto su total compromiso hacia la ciudadanía comodorense.

Así dice el comunicado:

"Antes que nada, gracias a todos. Quienes formamos parte de esta enorme familia -ya sea en la Comisión Directiva como en el Cuerpo Activo de los Bomberos Voluntarios de Comodoro Rivadavia- queremos decirle a nuestros vecinos que estamos de pie.

Queremos que sepan que recibimos el peor golpe de nuestra historia. En 77 años la Institución –a la cual amamos- nunca había perdido a uno de sus voluntarios en servicio pero lamentablemente ese día llegó. Sin embargo, nosotros seguimos de pie.

Y seguimos de pie porque amamos lo que somos, porque los comodorenses que aplaudieron y lloraron con nosotros la despedida de un bombero se merecen que sus servidores sigan predispuestos como el primer día. Se merecen que sigan capacitándose más que nunca, para poder ofrecer hasta lo que no se tiene a la ciudad y a su gente.

Gracias a todos los que nos brindaron su aliento, a quienes se acercaron a los Cuarteles para ver si "necesitábamos algo" pero fundamentalmente gracias a nuestras familias.

A nuestras esposas, esposos, madres, padres, hijos, hermanos, amigos. Porque son ellos los que muchas veces no entienden o, mejor dicho nos hacen creer que no entienden, por qué nosotros nos vamos cuando suena la sirena o nos piden "refuerzos" por el handy.

Hoy todavía no entendemos porqué pasó lo que pasó. Pero sí sabemos que debemos seguir de pie y juntos, para evitar que otra tragedia nos acorrale. Debemos saber que la valentía y el coraje no sólo aparecen ante el infierno de las llamas sino también cuando leemos un manual de técnicas de combate contra el fuego, de rescate vehicular o de primeros auxilios.

Ese es nuestro camino, prepararnos cada día un poquito más. No sólo porque Comodoro Rivadavia se merece que sus bomberos estén cuando alguien los necesita sino también para salir en nuestros autombombas y volver. Volver sanos y salvos, con la frente en alto aun sabiendo que alguien perdió su casa o una familia sufrió un accidente.

Queridos camaradas, que la muerte de uno de nuestros compañeros no sea en vano. Aprendamos aún en la tragedia, lloremos y reflexionemos todo lo que haga falta para después enfocar nuestra mirada en ayudar al prójimo, como lo hacemos todos los días desde que nos dieron nuestro casco, nuestro equipo.

Nosotros hoy más que nos sentimos orgullos de ser bomberos voluntarios".

Bomberos de Comodoro Rivadavia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico