Los "boqueteros" se llevaron hasta un teléfono que extraviaron en un anterior intento de robo

Según la información a la que accedió El Patagónico, los delincuentes que se llevaron durante el fin de semana unos 200 mil pesos de la caja fuerte de Cristal Sud también recuperaron un teléfono celular que se les había caído en un primer intento fallido y que los propietarios del comercio habían guardado en la caja de seguridad.

Los "boqueteros" que perpetraron el robo a Cristal Sud, en el que se llevaron un botín de 200 mil pesos -60 mil en efectivo y 140 mil en cheques- también lograron recuperar del interior de la caja fuerte un teléfono celular que se les había caído en un intento fallido de robo días atrás.
Según fuentes de la investigación, los delincuentes que lograron ingresar a la cristalería de Bouchardo al 1.400, a la que accedieron por el techo entre el viernes a la tarde y el lunes a la mañana, recuperaron una prueba fundamental que los podía incriminar si llegaba a manos de los investigadores.
Los policías no entienden aún cómo es que los responsables de la cristalería no habían puesto a disposición de la Justicia ese teléfono celular que había sido hallado días atrás y que se presumía que se les había caído a los que habían intentado ingresar por el techo.
El teléfono, según las fuentes consultadas, fue guardado en la caja fuerte de la empresa y allí quedó. Pero el último fin de semana los delincuentes volvieron a la cristalería quizás más compenetrados en buscar esa prueba fundamental que les podía llegar a traer problemas que el dinero con el que se encontraron. Eso es algo que los investigadores se preguntan.
Según una fuente consultada por El Patagónico, el teléfono hubiese ayudado a direccionar la investigación con pruebas contundentes, pero antes de que llegase a manos de la policía, los delincuentes se lo llevaron. Ahora los investigadores están convencidos que en ese teléfono había información importante.
Los ladrones entraron por el techo sacando los tornillos que fijaban una chapa que tapaba un agujero. Desactivaron las alarmas que hasta uno de los gerentes desconocía dónde se hallaban y abrieron la caja fuerte presuntamente con la llave ya que la misma no fue forzada. Eso es lo que también les plantea un interrogante a los investigadores: ¿por qué la caja fue corrida y sacada de la oficina al patio, si tenían la llave para poder abrirla?

EL robo
El robo ocurrió entre el viernes a las 18:30 y las 9 del lunes. Los delincuentes ingresaron por un predio lateral a la cristalería. Treparon una pared de unos cinco metros de altura hasta llegar al techo. Como ya se señaló sacaron los tornillos de una chapa superpuesta en el techo que cubría un boquete y desplegaron una escalera hacia el piso.
Una vez adentro del galpón, ingresaron a la oficina de la gerencia de la empresa y sacaron la caja fuerte al galpón. Allí se presume que utilizaron la llave de la caja fuerte para abrirla y sustrajeron el dinero, cheques y el teléfono celular. Además se llevaron el DVR de grabación del circuito cerrado de cámaras de vigilancia. La empresa había cambiado de dueños hace solo un mes y medio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico