Los clubes locales también trabajan sin respiro para recuperar sus instalaciones

Jugadores, pilotos, y dirigentes sin distinción ponen el hombro a diario para dejar los lugares de entrenamiento en condiciones. Distintas instituciones aportan su granito de arena en lo social y organizan diferentes eventos para juntar elementos de limpieza y alimentos no perecederos.

Los clubes deportivos de Comodoro Rivadavia aún sufren las consecuencias del temporal, que comenzó el último 29 de marzo con las primeras lluvias. Las instituciones deportivas trabajan contra reloj para dejar sus instalaciones en condiciones y que los jugadores puedan volver a entrenar.
El club Deportivo Portugués, que tiene sus instalaciones en el límite del barrio Pueyrredón y el Industrial, sufrió una gran deterioro en la zona de vestuarios destinados al fútbol, mientras que el rugby, al estar un poco más 'arriba' no fue tanto. Las canchas de tierra, como así también el playón polideportivo, inaugurado en febrero pasado quedaron inundados y los dirigentes junto a jugadores de diferentes categorías se reúnen casi a diario para poder dejar el sector en condiciones.
La familia de Laprida fue una de las más afectadas, e incluso hubo evacuados en la Escuela 732 del barrio. Si bien el campo de juego donde se presenta el club en la Liga oficial está en perfectas condiciones, debido al drenaje natural que tiene, la cancha de veteranos fue tapada por barro casi en su totalidad hasta el cerco perimetral y varios jugadores del barrio perdieron mucho con el temporal, sobre todo en la segunda lluvia. El defensor Jonathan Alvarez, y el volante Alan Nancuante son dos de los más afectados, y han recibido la ayuda de sus compañeros.
El club Oeste Juniors programó para este fin de semana un amistoso con Jorge Newbery, donde se recaudará elementos de limpieza, y elementos no perecederos para los vecinos del barrio Laprida. Un gesto para aplaudir y que no conoce de camisetas ni rivalidades.
El campo de juego de Calafate RC, en kilómetro 3, no lamentó grandes pérdidas en sus instalaciones, pero el camino que va desde la ruta hasta el campo de juego, cerca de las caballerizas fue destruido por el barro y lodo que bajó del cerro con la segunda lluvia.
Por otra parte, el deporte motor tampoco se salvó de sufrir las inclemencias del temporal. El automovilismo vivirá este fin de semana una carrera solidaria, pero el autódromo también debió ser reacondicionado. El flamante presidente del Auto Moto Club, Pablo Pires confió en que "el sector del curvón del mar tiene agua que está siendo sacada con bombas, pero ese trazado no será utilizado en la segunda prueba del año. Otro de los sectores que tuvo que ser reacondicionado en los últimos días fue la trepada de Mottino, donde las máquinas tuvieron que trabajar en las banquinas".
La AKPS (Asociación de Kárting Patagonia Sur) confirmó ayer de manera oficial que se suspendió la segunda cita de la temporada 2017, y se pasó para fines de mayo. La prueba debió reprogramarse debido al estado en el que se encuentra el kartódromo Internacional ubicado en kilómetro 9.
La lluvia afectó mucho el escenario para la segunda cita zonal, donde se iba a correr a mediados de mayo la 1ª fecha del Argentino que también fue reprogramado para fin de año.
Desde la institución que preside Genaro Castillo se emitió un comunicado, donde se reconoce que posiblemente en las próximas horas se oficialice la carrera para el 27 y 28 de mayo, con la fiscalización de la Federación Chubutense de Automovilismo.
El fin de semana se reunirán en el predio para continuar con los trabajos, y se remarcó que hasta nuevo aviso no está habilitada la pista para transitar.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico