Los "colgados" de cables de energía intentaron volcar camión hidrogrúa

Una situación de extrema tensión se produjo el viernes por la tarde en el predio de las 187 viviendas que fueran usurpadas repentinamente y masivamente en octubre de 2015, generándose otro de los epicentros de conflictos sociales que siguen sin resolverse en esta ciudad.

Caleta Olivia (agencia)
Alrededor de las 17:30, decenas de personas que residen en ese lugar intentaron volcar un camión hidrogrúa de Servicios Públicos cuando los operarios de esa empresa provincial retiraban cables de energía que habían sido conectados clandestinamente al transformador de una línea de media tensión.
Los policías que acompañaban a los operarios para brindarles seguridad en su tarea se vieron desbordados por los vecinos que se abalanzaron contra el vehículo y comenzaron a hamacarlo con la intención de hacerlo volcar.
Fue entonces que se acercaron rápidamente efectivos de Infantería que, con equipos antimotines, aguardaban en las inmediaciones y pudieron controlar la situación límite sin que se produjeran enfrentamientos.
Finalmente, se descontaron los cables que se ramificaban hacia numerosas casas, pero no se interrumpió el servicio de alumbrado público. Más tarde, hubo una reunión entre representantes de las familias que tomaron las viviendas con autoridades de la Unidad Regional Zona Norte de la Policía Provincial, aunque no se dieron a conocer los resultados de la misma.

HUBO DENUNCIAS POR BAJA DE TENSION
Vale recordar que el del viernes no fue el primer operativo de desconexión que efectuó Servicios Púbicos en ese mismo lugar que los vecinos bautizaron como barrio Esperanza.
Esta vez, la empresa argumentó que tuvo que proceder debido a denuncias de vecinos de una zona aledaña que se quejaron de bajas de tensión, con consecuentes daños a sus electrodomésticos, pero también se reportó un cortocircuito de magnitud debido a las conexiones clandestinas.
A su vez, quienes residen en las 187 viviendas se valen de la postura asumida por un defensor público, Walter Martínez, quien hace pocas semanas no solo interpuso un recurso de amparo para que a esos vecinos se los provea de energía eléctrica, gas y agua potable, sino que también apeló una resolución de un juez de instrucción, por la cual se iban a distribuir masivas intimaciones de desalojo en un lapso perentorio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico