Los comerciantes rechazan los Precios Transparentes: "el consumo caerá la mitad"

Desde esa institución indicaron que se encontraron con "varios hechos que inducen al incremento de precios indebidos" y denunció que "con la justificación de lo que van a cobrar los bancos con tarjetas, se subieron los precios".

Luego del debut del programa "Precios Transparentes" que lanzó el Gobierno para diferenciar los importes que se pagan al contado de los financiados -en algunos casos se dispararon hasta un 70% pagando con tarjeta-, el titular de Fedecámaras, Rubén Manusovich, advirtió que "el consumo puede bajar a más de la mitad en los próximos meses".
"Precios Transparentes es una tergiversación de lo que tenía que ser una política de precios inducida para que sea una operatoria a favor del consumidor", lanzó Manusovich en declaraciones al programa "Mañana Sylvestre", que se emite por Radio 10.
En ese contexto, indicó que se encontraron con "varios hechos que inducen al incremento de precios indebidos" y denunció que "con la justificación de lo que van a cobrar los bancos con tarjetas, se subieron los precios".
"Muchísimos comerciantes hicieron una diferenciación de precio contado y financiado que termina con un 10 a 20 por ciento de aumento. Esto no es lo que buscaba la norma", manifestó.
En tanto, consideró que "no se tendría que haber modificado nada y seguir con el Ahora 12 o Ahora 18", al tiempo que agregó: "Había que hacer una política interna entre los comerciantes y los bancos, que tendrían un descuento adicional que signifique una competencia entre los bancos".
"Sería la solución dar marcha atrás con esta medida. Intentar transparentar algo que venía con una hipertrofia, esto en la práctica es aumentar precios hacia adelante", concluyó.
El ex viceministro de Economía Emmanuel Alvarez Agis sostuvo que el programa Precios Transparentes no soluciona la caída del consumo registrada en el último año, porque con la persistencia de la tasa de interés en niveles por encima del 23%, como ofrecen las Letras del Banco Central (Lebac) a 42 días, la financiación en 12 y 18 cuotas no representa ningún negocio para comercios y bancos.
"Precios Transparentes es una mala solución a un problema que el propio Gobierno generó: con la caída del consumo", afirmó Alvarez Agis, quien subrayó que "con el incremento de la tasa de interés, para los comercios y para las tarjetas, las 12 y 18 cuotas sin interés dejaron de ser negocio".

"LAS VENTAS
SE REDUCEN"
En un comunicado de su autoría, el ex viceministro de Axel Kicillof remarcó que "los comercios ven mes a mes como sus ventas se reducen", y citó a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que relevó una caída de 7% promedio en las ventas durante 2016. Sin embargo, contrastó que "en los primeros 10 meses de 2016 las operaciones con Ahora 12 tuvieron un crecimiento anual del 30%".
"Por esta razón, aunque venda menos, el comercio prefiere vender de contado que financiado. En lugar de vender tres heladeras en 12 cuotas sin interés, es más rentable vender una sola heladera de contado e invertir ese dinero en una Lebac", aseguró Alvarez Agis.
Asimismo, indicó que "para las tarjetas sucede exactamente lo mismo", porque remarcó que "el costo de oportunidad del dinero aumentó significativamente".
"La solución del gobierno al problema que él mismo generó es cargarles el costo de la recesión y de las altas tasas de interés a los consumidores", afirmó el ex funcionario, quien puso de relieve que "el Ahora 12 y el Ahora 18 también, fueron programas que apostaron a una de las formas más eficientes de reactivar el consumo: el crédito".
Además, destacó que "el éxito del Ahora 12 no sólo consistió en el incremento del consumo, sino en su expansión territorial", y precisó que "uno de los factores que más contribuyen a explicar el crecimiento del programa es la aparición de la financiación en negocios que típicamente no utilizaban tarjetas de crédito".
En ese sentido, señaló que "el programa llegó a comercios donde antes las tarjetas de crédito no lograban penetrar".
"Fue entonces beneficioso para las tres partes involucradas: los consumidores podían financiar sus compras en casas de segundas marcas, donde los precios son generalmente más bajos; las tarjetas incorporaron más comercios a su negocio; y los comercios pudieron beneficiarse de ofrecer a sus clientes un programa con una altísima aceptación entre los consumidores", concluyó Alvarez Agis.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico