Los cuatros sindicatos patagónicos carecen de personería gremial

El Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares (SITRACAP) se formó en esta ciudad el 2 de julio de 2013 con el objetivo de reglamentar y hacer cumplir los derechos laborales de las personas que se desempeñan en el rubro.
Sin embargo, pese al esfuerzo de sus integrantes por cumplir con todos los requisitos que exige la Ley de Trabajo, aún carece de personería gremial para poder afiliar a las trabajadoras e intervenir en diferentes problemáticas que pudieran tener con sus empleadores. Es por eso que hoy solo pueden asesorar a las personas mediante abogado, pero no pueden intervenir en diferentes irregularidades laborales que se producen en Comodoro Rivadavia.
Lo cierto es que esa situación se repite en los cuatro gremios que nuclean a las trabajadoras de la Patagonia. Sonia Kopprio, secretaria general del Sindicato de Empleadas en Casas de Familia de Río Negro y Neuquén, y próxima representante de las Trabajadoras de Casas Particulares a nivel nacional, señaló que la lucha por adquirir derechos para las trabajadoras de ese rubro cada vez se hace más difícil.
"No tener una personería gremial se hace muy complejo porque no te permite actuar. La situación de las trabajadoras de casas particulares siempre es al límite y, en reiteradas situaciones, no tienen derecho a reclamar por su situación es irregular. Es necesario tener una personería gremial para que ellas estén más resguardadas", explicó.
Para Eliana Muñoz, secretaria general del SITRACAP, obtener una personería gremial les permitiría pelear por un salario de 9 mil pesos, un poco más acorde a la realidad de Comodoro Rivadavia. "Hay sindicatos que llevan a 8 años esperando la habilitación por eso vamos a organizarnos para ir a Buenos Aires para pelear para que se nos dé", adelantó en ese sentido.
A esas dificultades se suma la falta de un espacio físico, ya que el gremio a nivel local solo realiza asesoramiento en forma telefónica (0297-5155145).
"Peleamos para tener un oficina porque no tenemos un espacio para atender a las trabajadoras. Antes yo atendía en el PJ (Partido Justicialista) pero cuando empezaron las elecciones entraba y salía mucha gente, y no podía atender bien a la gente. Para atender a alguien tenés que estar tranquila porque la gente que iba se me enojaba por el bullicio y porque se metían en las cosas nuestras. Ahora atendemos por teléfono y tratamos de asesorar a la mayor cantidad de gente posible", explicó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico