Los desplazados centroafricanos recibieron a Francisco como un presagio de paz

El Papa, que se dirigió a los centroafricanos en italiano y que luego fue traducido al sango -la lengua nacional- por un intérprete, les animó a mantener la esperanza en todo momento para iniciar el camino de la reconciliación.

El papa Francisco visitó ayer un campo de desplazados internos en la capital de la República Centroafricana, Bangui, donde los residentes celebraron su llegada como un presagio de "paz y reconciliación" en un país desangrado por el conflicto que enfrenta a comunidades cristianas y musulmanas.
El pontífice fue recibido con entusiasmo en el campamento Centro Juan XXII, uno de los numerosos recintos de Bangui que acogen a parte de las 440.000 personas que se han visto forzadas a abandonar sus hogares pero que han permanecido en el país.
"Bienvenido, papa Francisco. Estamos muy honrados por su visita. Ha venido a compartir nuestra alegría y nuestra pena. Que su visita a la República Centroafricana aporte la paz, la reconciliación y la felicidad en todo el país", declaró una mujer en nombre de los residentes del campo, según reproduce la agencia EFE.
Bangui fue la última escala del viaje africano del papa, que finaliza hoy.
Antes visitó Kenia y Uganda, para iniciar ayer la tercera y última etapa de su periplo, la más peligrosa por la elevada inestabilidad en el país, donde hay desplegadas tropas internacionales que intentan todavía contener las matanzas indiscriminadas.
En un ambiente de entusiasmo, una multitud de desplazados, que viven en el campamento sin apenas recursos, se fundieron en lágrimas a la llegada del pontífice.
"La llegada del Papa es un milagro de Dios. Su llegada es un signo de paz en nuestro país", declaró uno de los desplazados, François Nguiba.
El Papa, que se dirigió a los centroafricanos en italiano y que luego fue traducido al sango, la lengua nacional, por un intérprete, les animó a mantener la esperanza en todo momento para iniciar el camino de la reconciliación.
"Tienen que pensar en el futuro de sus hijos", remarcó el pontífice argentino Jorge Bergoglio, quien exigió a los centroafricanos que detuvieran la violencia y las matanzas.
Cerca de 40.000 personas viven hacinadas en este campamento desde el estallido de violencia entre los Séléka, rebeldes musulmanes que llegaron al poder en marzo de 2013 por un golpe de Estado, y las milicias cristianas que comenzaron a perseguir y asesinar musulmanes en represalia por los abusos cometidos tras el levantamiento.
Las condiciones de vida en el centro de desplazados son deplorables, con centenares de personas durmiendo en el suelo cuando no pueden refugiarse bajo las lonas proporcionadas por la ACNUR.
Según el coordinador del centro de desplazados, Magloire Malissaba, las necesidades de agua, alimento y medicamentos son permanentes, lo que lleva a los niños a caer enfermos constantemente.
El papa visitó a los desplazados poco después de aterrizar ayer en Bangui, capital de la República Centroafricana y última escala de su gira por africa, donde el pontífice de 78 años quiere promover la paz y la reconciliación.
El religioso viajó en un avión especial de la aerolínea italiana Alitalia, que lo trasladó procedente de Uganda y a poco de aterrizar se reunió con la presidenta de la transición, Cathérine Samba-Panza en la sede presidencial, el Palacio del Renacimiento.
La mandataria durante el encuentro pidió "perdón" en nombre de la clase dirigente y de los responsables de lo que llamó "descenso a los infiernos", en alusión a la violencia de su país, y animó a sus compatriotas a hacer lo mismo tras recibir al papa Francisco.
Samba-Panza elogió la "lección de coraje y determinación" que el pontífice ha demostrado al viajar a la República Centroafricana.

SUPERAR EL CONFLICTO
Francisco pidió al Gobierno de transición de la República Centroafricana y a sus ciudadanos que se inspiren en el lema del país, "unidad, dignidad y trabajo", para superar el conflicto interreligioso que en los últimos dos años ha costado la vida a miles de personas.
Tras reunirse con la presidenta de la transición, Catherine Samba-Panza, y con miembros del cuerpo diplomático, el pontífice felicitó a las autoridades nacionales e internacionales "por los esfuerzos que han realizado para dirigir el país en esta etapa", según reproduce la agencia EFE.
República Centroafricana celebrará un referendo constitucional el próximo 13 de diciembre y dos semanas después tendrán lugar las elecciones presidenciales, dos eventos que culminarán la transición y deberían permitir el comienzo de la reconstrucción del país.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico