Los detalles de la nueva Toyota Hilux SRX con caja automática

Estamos hablando de la octava generación de la pick up mediana de la marca japonesa que se presentó oficialmente en Mendoza el año pasado. Una nueva camioneta por todos los cambios que le han introducido.

DISEÑO EXTERIOR

Las generaciones se renuevan pero los objetivos de Toyota con la Hilux no cambian. La idea era seguir mostrándola robusta, potente y poderosa. Por ello no nos resulta extraño que lo primero que se percibe a primera vista es su gran trompa afilada, lanzada hacia adelante, con una gran parrilla cromada y el logo de Toyota bien marcado.
Los faros delanteros bien estilizados y de grandes dimensiones le proporcionan un carácter estatutario. Por su parte, la versión SRX probada por el sitio www.16valvulas.com.ar, viene provista de faros con proyector y luces diurnas de leds.
En el sector posterior se observan óptimas grandes y envolventes invadiendo en mayor proporción los guardabarros traseros respecto al modelo anterior. Sobre el portón se ubica una nueva manija de apertura totalmente cromada que aloja la cámara de retroceso. El paragolpes trasero también se renovó respecto a la anterior SRV, ahora cuenta con un apoyapié en la zona de la patente para poder acceder a la caja.

INTERIOR

Nos encontramos con una cabina más moderna y funcional, donde no hay lujos pero se percibe un esmerado trabajo por ofrecer un diseño original y elevar la calidad de los materiales utilizados. Si bien hay una presencia importante de plásticos, éstos son agradables a la vista y al tacto, mejorando mucho en este ítem.
La versión tope de gama cuenta con tapizados de cuero ecológico y volante revestido en el mismo material. El material interno de las butacas y el diseño de las mismas fueron reformulados de modo de obtener un asiento más confortable.
Si hablamos de la caja creció en medidas disponiendo de 0,48 m de alto, 1,540 mm de ancho y 1,525 m de largo, teniendo una capacidad de carga de una tonelada. Dispone de gancho de amarre y figuran en los puntos de los debe mencionamos la luz de la caja de carga y el cobertor de la caja.

INSTRUMENTAL

El tablero se renovó completamente hacia uno mucho más moderno, acorde a la gama actual de Toyota. Lo más importante es que posibilita una lectura clara gracias al fondo negro y azulado que deja resaltar a los números grandes.
El panel está formado por cuatro relojes, dos grandes para el tacómetro y el velocímetro, y dentro de ellos dos más pequeños que indican la temperatura del motor y el nivel de combustible. Todo está acompañado por una computadora de a bordo, ubicada en el centro del instrumental, que proporciona información muy útil para el conductor.
A la hora de analizar todo lo que trae un nuevo vehículo es importante destacar lo que ofrece de serie, es decir, desde la versión más económica. En ese grupo de elementos se encuentran el volante multifunción con control del audio, de información del display y comandos de voz; aire acondicionado, dirección asistida, cierre centralizado y un equipo de audio con CD/USB/Aux/Bluetooth.

SEGURIDAD

Otro aspecto muy positivo es todo lo que ahora incorpora de serie. Es decir, el nivel de seguridad que ofrece en cada una de las versiones, incluso desde la más económica. Todas vienen provistas al menos con tres airbags (frontales delanteros y uno de rodilla para el conductor), Control de Tracción, Asistencia al Arranque en Pendiente, anclajes ISOFIX para sillas de seguridad infantiles y Control de Balanceo de Tráiler. Este sistema ayuda a mantener a la pick up y su remolque en línea recta compensando el balanceo con los frenos y la respuesta del motor.

MOTOR

La versión testeada contaba con propulsor de 4 cilindros en línea con turbocompresor de geometría variable, Intercooler e inyección directa electrónica Common Rail. Con sus 2.8 litros eroga una potencia de 177 CV y alcanza un torque máximo de 450 Nm. Este impulsor cumple la norma Euro 6 por lo que se recomienda la utilización de combustible diesel premium.
Su caja automática de seis velocidades, que incluye modo secuencial, no permite percibir el pasaje de marchas ya que las conecta con gran precisión y rápidamente. Esta transmisión es el acompañamiento ideal del motor porque logra mantenerlo relajado en los diferentes régimenes.
Recorrer 100 km a 100 km/h demandó 7,3 litros, mientras su conducción en el ámbito urbano fue de 11,3 l/100 km. Las pruebas de aceleración dieron resultados predecibles, acelerar de 0 a 100 km/h demandó 12,79 segundos, algunas décimas más que competidores con impulsores de 200 CV.
Toyota brinda un service gratuito para esta pick up a los 1.000 kilómetros. El mantenimiento incluye control del sistema de aire acondicionado y calefacción, batería, conductos de escape y montantes, bocina y luces, nivel de refrigerante y fluidos (freno, embrague), entre otras cosas. Para tener en cuenta, brindamos los precios de los tres primeros services obligatorios de la Nueva Hilux: 10.000 kilómetros ($4.050), 20.000 kilómetros ($4.450) y 30.000 kilómetros ($4.650).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico