Los dos albañiles detenidos por femicidio en Junín declararon que son inocentes

Según las fuentes, los acusados admitieron ante el fiscal que conocían a la víctima y que la noche del domingo se comunicaron telefónicamente con ella para acordar un encuentro en la obra en construcción en la que ellos trabajaban y pernoctaban, ubicada en la calle Caseros de Junín.

Los dos albañiles detenidos por el femicidio de una joven encontrada el lunes asesinada en un basural de la ciudad bonaerense Junín se declararon ayer inocentes ante la Justicia aunque admitieron haberse comunicado con la víctima horas antes del crimen para mantener un encuentro íntimo con ella, informaron fuentes de la investigación.
Se trata de Gustavo Silvestre Nuñez Ibarra (33) y Luciano González Leith (61), ambos paraguayos, quienes fueron indagados por el fiscal de la causa, Sergio Terrón, que les imputó el "homicidio calificado por violencia de género" de Ludmila Bazán (23).
Según las fuentes, los acusados admitieron ante el fiscal que conocían a la víctima y que la noche del domingo se comunicaron telefónicamente con ella para acordar un encuentro en la obra en construcción en la que ellos trabajaban y pernoctaban, ubicada en la calle Caseros de Junín. No obstante, ambos sospechosos aclararon que la mujer nunca llegó a ese lugar, por lo que no saben qué pasó con ella.
Luego de la indagatoria, el fiscal Terrón solicitó a la juez de Garantías de Junín, Marisa Muñoz Saggese, que disponga que ambos acusados sigan formalmente detenidos por el crimen mientras se resuelve su situación procesal.
Es que para la fiscalía existen elementos suficientes para formular la acusación en contra de los albañiles y en ese sentido los pesquisas valoraron al menos siete comunicaciones telefónicas que mantuvieron los sospechosos con Ludmila hasta poco antes de cometerse el asesinato.
"Además, ellos dos (por los acusados) fueron los únicos que se comunicaron con ella ese día", explicó a Télam una fuente de la investigación que dijo que también existen mensajes previos a esas llamadas que prueban "el vínculo" entre los albañiles y la joven.
Y otro de los indicios que valoraron los pesquisas es que el cuerpo fue encontrado a unos mil metros de distancia de la obra en la que se había acordado el encuentro entre los acusados y la víctima y que, según los primeros, nunca se llegó a concretar, añadió el vocero. En tanto, los investigadores continuaban esta tarde con las diligencias en procura de localizar el teléfono celular y la moto de la víctima.
Mientras que los peritos ya están analizando los celulares secuestrados a ambos sospechosos en busca de pistas sobre lo ocurrido.
Por otra parte, el informe preliminar de la autopsia confirmó que Ludmila no fue abusada sexualmente y que murió a raíz de una asfixia mecánica y de unas 20 lesiones cortantes en rostro y resto del cráneo, agregaron las fuentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico