Los dos fueron condenados por el crimen de Expósito

El tribunal que llevó a cabo el juicio por el homicidio de Domingo Expósito Moreno declaró ayer la responsabilidad penal de los dos acusados: Sergio Solís y Nadia Kesen. Al primero lo condenó como autor del delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, mientras que a ella la declaró culpable como partícipe secundaria del mismo delito. El martes que viene se discutirá el monto de la pena.

Tal como adelantó El Patagónico, se llevó a cabo ayer la lectura del veredicto de responsabilidad penal a la que arribó el tribunal que presidió Mariano Nicosia y completaron Jorge Odorisio y Daniela Arcuri en el marco del juicio oral y público que se realizó contra Sergio Andrés Solís y Nadia Dahlel Kesen, acusados por el homicidio de Domingo Expósito Moreno en calidad de autor material –doblemente agravado por uso de arma de fuego y alevosía— e instigadora, respectivamente.
A las 12:15 y con una sala colmada de público y medios de comunicación como no hubo durante todo el debate desarrollado a lo largo del mes pasado, el presidente del tribunal leyó los fundamentos que por primera vez en los 10 años que lleva en vigencia el Código Procesal Penal de Chubut se extendieron durante 3 horas.
Atentos, los acusadores público y privado, Adrián Cabral y Sergio Romero, respectivamente, y del otro lado los defensores público y privado, Lucía Pettinari y Guillermo Iglesias, escucharon la lectura de lo resuelto por el tribunal de manera unánime.

CUENTAS CLARAS
Tras descartar el temor de falta de imparcialidad del tribunal expuesto en un par de ocasiones por el abogado de Kesen, se introdujo la explicación sobre los medios probatorios que se valoraron para arribar a la condena de Solís, detallando los aportes de cada testigo que consideraron pertinente para arribar a ese resultado, mientras que calificaron como falaces a dos testigos de su entorno: los de su ex pareja y el de su ex suegro, quienes formaron parte de la coartada que presentara en su defensa.
No obstante, el tribunal coincidió con la defensora pública Lucía Pettinari en cuanto a la inaplicabilidad del agravante de alevosía que formó parte de la acusación y resolvieron quitar la misma para calificar su accionar como homicidio simple agravado por el uso de arma, el cual tiene una pena mínima de 10 años y 8 meses y un máximo de 25.
En el caso de Kesen los jueces remarcaron los errores de parte de la acusación fiscal y de la querella, indicando que toda la prueba debe apoyarse sobre una base sólida que en este caso no existió y entendieron que el único remedio era la absolución porque la acusada no sabía de qué debía defenderse.
De todas maneras, consideraron que la acusación era válida y encontraron a Kesen partícipe secundaria del crimen, lo cual se sostuvo con las 21 llamadas que la acusada le realizó a su novio durante la tarde y noche del miércoles 25 de junio de 2014, cuando ocurrió el hecho.
También el tribunal consideró falaz el testimonio aportado por un testigo de la defensa de Kesen y pidió para él la investigación por falso testimonio. Se trata de quien dijo haber pagado la multa por no haber viajado en su momento a España a raíz de la pérdida del pasaporte de la menor que declaró la acusada.
El próximo martes, a las 8, comenzará la segunda parte del juicio, ocasión en la que se discutirá la pena de los condenados. En el caso de Kesen se puede decir que se debe tomar como referencia la de su cómplice y que la misma se podría reducir de un tercio a la mitad de la misma, por lo que podría terminar purgando 5 años de prisión.
Mientras tanto, ella seguirá con arresto domiciliario y Solís en prisión.






Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico