Los dos imputados por el abuso sexual en Caleta Córdova se declararon inocentes

Los dos sospechosos del abuso sexual denunciado por una adolescente de Caleta Córdova fueron formalmente imputados ayer y a pedido de la Fiscalía el juez dictó la prisión preventiva por quince días. Los detenidos se declararon inocentes y el mayor de ambos contó que la chica lo llamaba "suegro". A modo de colaboración con la investigación se ofrecieron voluntariamente a la extracción de sangre para el cotejo de ADN. La investigación tiene un plazo de tres meses.

La audiencia de control de detención y apertura de investigación contra Nelson José Giménez (48) y Jonathan Eduardo Giménez (19) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por el juez penal Miguel Angel Caviglia. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Héctor Iturrioz, mientras que los imputados fueron asistidos por la defensora pública María Cristina Sadino.
En ese contexto, el fiscal solicitó que se declare legal la detención en virtud de que fue realizada con orden judicial y pidió que se formalice la apertura de investigación preparatoria en contra de ambos –padre e hijo—por el delito de abuso sexual con acceso carnal en grado de autor para Nelson Giménez y en calidad de partícipe primario para Jonathan Giménez.
Según el relato fiscal, el abuso ocurrió el sábado 27 de agosto entre las 18:30 y las 19:30 cuando la víctima –de 14 años- se encontraba en la vivienda de una amiga, también menor de edad, en el barrio Caleta Córdova. Antes, las dos adolescentes, los imputados y otras personas habían estado en el playón deportivo de ese barrio de pescadores consumiendo bebidas alcohólicas.
En ese marco se indicó que estando la víctima en la vivienda de su amiga, que además es familiar de los sospechosos, la adolescente que denunció el abuso se recostó en la cama de su amiga porque estaba descompuesta y, según el acusador, esa situación fue aprovechada por los imputados, quienes recibieron la ayuda de la amiga de la víctima para sostenerla y desvestirla. Ello, con el propósito de que el mayor de los Giménez la accediera carnalmente.
Sobre la base de ese relato y teniendo en cuenta que los imputados no tienen domicilio en esta ciudad, el acusador planteó la existencia de peligro de fuga y por tal motivo solicitó la prisión preventiva.
A su turno, la defensa se opuso a la apertura de la investigación en virtud de los escasos elementos de convicción que fueron arrimados por la Fiscalía para tener a los sospechosos como probables autores.
A todo esto, los imputados prestaron declaración y dijeron que eran inocentes. Aseguraron que no hicieron nada de lo que manifestó la denunciante. El hombre mayor sostuvo que la chica le dijo "suegro" toda la tarde y se ofrecieron voluntariamente a la extracción de sangre para la obtención de ADN y correspondiente cotejo con los estudios que se hicieron a la víctima, tal como lo marca el protocolo de abuso.
Tras escuchar a las partes el juez resolvió declarar legal la detención y formalizó la apertura de investigación preparatoria, otorgándole un plazo de tres meses a la Fiscalía para culminarla. En tanto que dictó la prisión preventiva por quince días a los imputados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico