Los ex futbolistas que lograron el 3° puesto en "El Cruce 2016"

Ambos fueron delanteros del Club Caleta Córdova, donde como dupla de ataque tenían más discusiones que otra cosa. La parentela los unió, y los concuñados superaron con creces los más de 100 kilómetros de la competencia que "Columbia" pone cada verano en San Martín de los Andes con un tiempo de 10h 30'.

Cristian Morales (30) ya venía de dos experiencias propias (85° en el 2013 y 28° en el 2014), pero en las carreras de calle veía que Carlos Hidalgo (32) -concuñado y ex compañero de ataque en el Club Caleta Córdova- venía cada vez en mayor ascenso, pero no se animaba a salir del ámbito local.
Así, la carrera de Aysen (Chile) sobre fines del año pasado fue la excusa para que Cristian lleve a Carlos a las carreras de aventura. Además había un condimento especial, otro pariente de ambos le pagaba la inscripción (poco más de 16 mil pesos) siempre y cuando tengan un buen desempeño en el otro lado de la cordillera.
"En Chile yo terminé 3° en los 60K, mientras que Carlos finalizó en igual posición pero en una distancia de 42K. Así que teníamos la inscripción asegurada. Solo nos faltaba entrenar a conciencia", sostiene Cristian a El Patagónico.
Morales con el team Kasike, e Hidalgo con el Team Fénix (donde pertenece David Veuthey que cerró un 11° puesto en elite con una marca de 09h30'14'') entrenaron de lunes a lunes. Siendo los fines de semana y el barrio que los vio crecer el escenario para correr juntos.
"Yo lo incentivé para que se sume a las carreras de aventura, porque en las de calle Carlos me superaba –al igual que en goles- y el resultado fue más del esperado. Por eso en los últimos 4 kilómetros finales cuando la gente nos metía en la situación que estábamos no pudimos contenernos y finalizamos a pura lágrima como dos maricones", expresó Cristian.
La primera etapa de 42K de "El Cruce", que contó con cerca de 100 competidores de la zona, fue la barrera a vencer por la dupla. En especial por los nervios que se pusieron de manifiesto y la gente que hizo posible su participación.
"Si no fuera por Cristian Espiga que nos pagó la inscripción, y por mi suegra que nos banco la estadía, no hubiéramos corrido. Porque estas son carreras muy caras. Y la recompensa es solo a título personal", sostuvo Morales.
Al finalizar en 3° puesto en la General y 3° en su categoría (menor a 80 años), la dupla recibió una orden de compra como recompensa que no supera el 25% de la inscripción particular.
"Todavía no tomamos dimensión de lo conseguido, es como que no caemos. Igual creo que todo esto es merito a la constancia y a las ganas que le ponemos a algo que disfrutamos mucho en lo particular. Siempre con la familia que apoya y hace sacrificios para estar esperando bajo la meta", recalcó Cristian, quien se inicio en las carreras de aventura por invitación de Mario Oyola, quien le cedió su mochila para este desafío 2016.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico