Los habitantes del San Cayetano demandan mayor seguridad

El subsecretario municipal de Seguridad, Héctor Quisle, mantuvo un encuentro en la sede vecinal del San Cayetano, junto a referentes barriales y jefes policiales de las seccionales Sexta y Séptima, para reforzar la seguridad en el lugar.

"Los vecinos nos manifestaron inquietudes por hechos de inseguridad, lo cual se transmitió a la policía, con quienes coordinaremos acciones en materia de seguridad. Se reforzará la presencia en el lugar y desde nuestro lugar vamos a colaborar", subrayó Quisle.
"Los vecinalistas nos manifestaron algunas inquietudes por hechos de inseguridad que padecieron en un sector del barrio, en las calles de códigos. Una persona fue víctima de robo, posteriormente fue amenazada y así, se registraron robos domiciliarios, se sucedieron episodios delictivos, con personas ya conocidas en este ámbito", especificó.
Sobre la preocupación de los vecinos por la reiteración de robos en las que están involucrados conocidos delincuentes del mismo barrio, Quisle sostuvo: "es algo que evidentemente genera preocupación al vecino. Tienen antecedentes delictivos, se está buscando la información y acompañaremos a la policía en su trabajo, ya que algunos tienen causas o deben cumplir pautas de conducta".
Respecto a las medidas a adoptar, el subsecretario indicó "esto se transmitió también a la policía, para coordinar acciones en materia de seguridad y queremos llevar tranquilidad a los vecinos, de no dejarse amedrentar por los delincuentes. Se reforzará la presencia en el lugar y desde nuestro lugar vamos a colaborar", explicó.
"Las comisarías tienen una limitación operativa, y se recurrió a la Unidad Regional, habrá presencia de grupos especiales para que marquen presencia en el lugar. Es importante que se tome este tema con seriedad para que no haya consecuencias graves, actuando con anticipación", describió.
Hay que recordar que una de las situaciones que colmó la paciencia de los habitantes del barrio San Cayetano fue un robo ocurrido el miércoles. Una familia se encontraba en un velorio cuando a las 19 de ese día delincuentes que viven en el mismo barrio perforaron un boquete en la pared de la casa y les llevaron desde un televisor y un equipo de música, hasta una plancha para el cabello.
Un habitante del sector reconoció a uno de los individuos. Así, las víctimas acompañadas de vecinos y en presencia de la policía, entraron a la casa donde los delincuentes habían dejado el botín y recuperaron por su cuenta las cosas robadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico