Los hijos del ex concejal asesinado critican lo rápido que el fiscal cerró la causa judicial

Como publicó en exclusiva El Patagónico en su edición de ayer, a través de un estudio de ADN se comprobó que los restos óseos hallados el 23 de diciembre de 2014 en una cantera de Manantiales Behr pertenecen a Aníbal Freytes, quien estaba desaparecido desde el 8 de noviembre de 2012. A Juan, uno de sus hijos, le habían explicado a mediados de 2013 desde el Ministerio Público que en ese momento no convenía aún llevar a juicio a los tres sospechosos de su desaparición porque no se había hallado el cuerpo. Hoy, casi tres años después, el hijo de la víctima afirma que desconocía que el fiscal Marcelo Crettón había pedido el sobreseimiento definitivo de los imputados a seis meses de iniciada la investigación. Cree que se pudo haber solicitado una prórroga antes de cerrar el caso porque ahora que tienen los restos ya no se puede llevar a juicio a los sospechosos y el caso quedó impune.

La familia de Aníbal Freytes no entiende todavía cómo es que ahora con la confirmación de que los restos hallados en 2014 en una cantera de Manantiales Behr pertenecen al ex concejal de Sarmiento, el Ministerio Público Fiscal no pueda llevar a juicio a los tres principales sospechosos del homicidio del administrador del Residencial del Sur de Comodoro Rivadavia, ocurrido durante la madrugada del 9 de noviembre de 2012 en esta ciudad.
Es que tal como publicó en exclusiva El Patagónico ayer en su suplemento policial Letra Roja, el Centro Nacional Patagónico de Investigación (CENPAT) confirmó a través de un estudio de ADN la compatibilidad de los restos óseos hallados el 23 de diciembre de 2014 en esa cantera con la muestra tomada a una hija de quien estaba desaparecido.
Según Juan Cruz Freytes, uno de los hijos de la víctima, a mediados de 2013 cuando los tres imputados de su homicidio -David Medina, Rocío Barrionuevo y Lidia "Natalia" Moreli, ex pareja de Aníbal- estaban a punto de ser acusados, desde el Ministerio Público Fiscal le explicaron que no convenía llevarlos a juicio en ese momento porque no se había encontrado el cuerpo de su padre -prueba judicial necesaria para comprobar lesiones- y que había que esperar a que apareciera.
Y ahora que saben que pertenecen a su padre el cráneo y las cinco vertebras halladas por un maquinista que a fines de 2014 -cuando trabajaba con una excavadora en una cantera ubicada entre las rutas 37 y 26-, desde la Fiscalía les explicaron en los últimos días que los tres sospechosos ya fueron sobreseídos en forma definitiva y no podrán ser llevados a juicio.
Por esa razón, Juan Cruz aseguró que se siente de algún modo engañado ya que en 2013 le dijeron una cosa y ahora se encuentran con otra. "En su momento nos dijeron que no convenía llegar a un juicio porque no estaba el cuerpo, que dejábamos la puerta abierta, ahora aparece el cuerpo y resulta que los sobreseyeron. El mismo fiscal pidió el sobreseimiento, el abogado que teníamos antes no pidió nada, taparon todo, ahora no podemos hacer nada", lamentó.
Pese a ello, los familiares de la víctima se asesoran legalmente con el abogado Edgardo Hughes, para que analice los pasos a seguir: si es que todavía se puede continuar con la persecución penal de los imputados y poder llevarlos a juicio, con el gran cúmulo de indicios con los que se cuenta.

PRUEBAS

Hay que recordar que existe un testimonio fundamental que sitúa a los tres sospechosos en la escena del crimen. Por la descripción de esa testigo, la Brigada de Investigaciones identificó que se trataría de Lidia "Natalia" Moreli, ex pareja de Freytes y encargada del hotel Residencial del Sur que administraba Aníbal; y de David Medina y Rocío Barrionuevo, huéspedes procedentes de Córdoba que se hospedaban en el hotel.
Ese testimonio da cuenta de que en la madrugada del 9 de noviembre de 2012 en el interior del Residencial del Sur, en Maipú al 1.000, Freytes fue golpeado y picaneado por un hombre y una mujer. Luego sacaron el cuerpo en un vehículo con rumbo desconocido. En ese auto, un Fiat Palio, se hallaron cabellos del ex concejal sarmientino y también se encontró sangre de la víctima en el hotel.
Moreli, a la que se la acusaba de una participación necesaria en el homicidio o como instigadora, está prófuga de la Justicia Federal por una posterior causa de trata de personas de la que fue condenada.
Además de la testigo que observó la agresión a Freytes, otra pista inicial fue aportada por la Brigada de Investigaciones de Córdoba, a donde se fueron Medina y Barrionuevo tras ser sobreseídos. Es una versión que llegó a oídos de la policía de esa provincia y daba cuenta que Barrionuevo le había comentado a otra mujer que su pareja había matado a un hombre y que lo habían enterrado a 100 kilómetros de Comodoro.
Los investigadores rastrillaron, pero en Ramón Santos, no lo hicieron en la zona de Manantiales Behr, en donde finalmente se halló el cuerpo dos años después. Lo que se cuestiona también en ese sentido es que se haya tardado otros quince meses para determinar la identidad de esos restos.

"SE PODRIA HABER PEDIDO PRORROGA"

Los tres sospechosos fueron sobreseídos a seis meses de haberse iniciado la investigación por pedido del propio fiscal del caso, Marcelo Crettón que citó el "indubio pro reo" -beneficio de la duda- y explicó que no se podía avanzar en un juicio ante la falta del cuerpo para corroborar las lesiones que Medina le habría provocado a Freytes.
Juan Cruz comentó que ahora el abogado Hughes se encargará de analizar la situación y si corresponde iniciar alguna acción legal. "No actuaron de buena manera", cuestionó el hijo de la víctima. Según cree "se podría haber pedido prórroga" para seguir investigando y esperar a ver si el cuerpo aparecía.
Considera que no es un caso tan viejo -de tres años atrás- para que se haya cerrado. Tampoco entiende cómo es que se tardó quince meses en conocer el resultado del estudio de ADN de los restos hallados en la cantera.
Juan Cruz reclamó a las autoridades judiciales cómo puede ser que una persona mate, entierre un cuerpo y porque no pueden encontrar los restos se sobresea a los sospechosos y ya no se los pueda enjuiciar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico