Los impulsores del Corredor también insistirán con la finalización de esta ruta

Los referentes de la lucha por terminar el Corredor Bioceánico que une Comodoro con Puerto Chacabuco, Chile, advirtieron que pese a la negativa del ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich, para culminar la obra, continuarán impulsando la pavimentación de los 105 kilómetros que faltan del lado argentino.

Normando Alberelli y Digna Hernando de Blanco, dos de las cabezas visibles del gran movimiento que se inició en Comodoro Rivadavia hace más de 20 años para avanzar en la pavimentación del Corredor Bioceánico lamentaron la negativa que dio el miércoles el ministro de Transporte de la Nación, sobre la conclusión de la obra y se expresaron a favor de retomar la lucha para concretar este importante puente de comunicación entre el sur de la Patagonia argentina y chilena.
En diálogo con Radio Del Mar, Alberelli aseguró que aquel grupo originario, que integraron muchas instituciones de la ciudad, sigue vivo aunque reconoció que "muchos bajaron los brazos, porque pasaron los años y estamos igual o peor que cuando comenzamos. Pero vamos a seguir luchando", insistió.
En el mismo tono, el ex presidente de la Cámara de Comercio advirtió que quienes impulsan el Corredor prefieren que a la obra se la denomine ruta 260 porque "si no parece que estamos planteando una obra infernal, cuando lo que hay que hacer es muy poco", relató sobre los 105 kilómetros que faltan pavimentar para unir ambas ciudades.

UNA REUNION FRUSTRADA
CON EL MINISTRO
Alberelli también confirmó que antes de la visita de Dietrich junto a Digna Hernando de Blanco, ex presidente de la Sociedad Rural de esta ciudad, hizo una recorrida de reconocimiento para verificar el estado de la ruta.
"Queríamos saber cómo estaba el camino para estar preparados antes de la reunión que íbamos a tener con el ministro. Nos encontramos con que el ripio, circulando con precaución, está bueno y hasta elaboramos una traza alternativa para plantearle al ministro. Lamentablemente, no pudimos hablar con Dietrich ni de este ni de otro tema", lamentó.
Es que se debe recordar que el miércoles, en medio de la reunión del Plan Patagonia y la breve conferencia de prensa que el ministro brindó, Dietrich había agendado un encuentro con los impulsores del Corredor Bioceánico y otras instituciones.
Sobre la reunión, Alberelli dijo: "no pudimos ni hablar, porque lo único que hizo fue hablar él, comentar lo que ya sabíamos del puerto y el aeropuerto y se fue. Es muy curioso porque lo del puerto, que es muy positivo, se complementa con lo del Corredor Bioceánico que lamentablemente el ministro desconocía. Ahora nos queda retomar el impulso para conseguir el apoyo del gobernador y ver si se puede concretar esta obra que es fundamental, no solo para Comodoro sino para toda la región, país y para Chile", cerró el referente turístico.

"HAY QUE CONVENCER
AL GOBERNADOR"
Digna Hernando de Blanco, en tanto, respecto la negativa del ministro nacional, consideró que se trataba de "algo lógico" porque "la ciudad es la que dejó de reclamarlo, de gestionarlo. El resultado es que, entonces se desconozca su importancia", resumió.
La dirigente ruralista destacó las obras iniciadas por Nación, como el puerto y el aeropuerto, y dijo que lo que hay que hacer con el Corredor Bioceánico, es "primero convencer al gobernador Mario Das Neves, que es un buen gestionador. Estoy convencido de que si él entiende realmente lo que significa, seguramente se va a poner el reclamo al hombro", expresó.

UNIR A OTROS PUEBLOS
Cabe recordar que la obra del Corredor Bioceánico ya se había adjudicado, pero nunca se firmaron los convenios. La misma implica la pavimentación de 105 kilómetros del lado argentino, ya que Chile completó su parte y tiene prácticamente listo el edificio en el que trabajarán las aduanas integradas.
Los referentes del corredor con este nuevo impulso que tomó la iniciativa sugieren integrar este tramo de pavimento, que llegará a Río Mayo, con la ruta 51 e involucrar a otras localidades el oeste de la provincia, como Lago Blanco, Ricardo Rojas y Aldea Beleiro, cuyos habitantes hoy sufren el camino de ripio que entre otras cosas hace que no tengan micros de transporte.
"Esto es lo que vamos a plantearle al gobernador. Hay que hacer entender que esto no solo es un beneficio de comercio, turístico, cultural, sino también para la vida misma. Con el empuje que tendremos de Provincia, seguramente se motivará a los funcionarios nacionales porque, realmente lo que falta no es mucho", concluyó Blanco.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico