Los Jaguares lograron un gran triunfo en Australia

El conjunto argentino en el que se desempeña el comodorense Ramiro "Cumpa" Herrera logró una gran victoria frente a Waratahs por 40-27, luego de que se descargaron numerosas críticas sobre el equipo dirigido por Raúl "Aspirina" Pérez.

El triunfo 40-27 sobre Waratahs en Sydney no sólo les permite a los Jaguares recuperarse de tres derrotas consecutivas, sino que les permite recuperar una confianza que parecía maltrecha, con un juego que combinó explosividad con solidez, excepto por 10 minutos de desconcierto.

Luego de un gran inicio que les permitió adelantarse 25-3, los Jaguares se quedaron con dos menos y Waratahs se acercó a uno. Sin embargo, nuevamente 15 contra 15 volvieron a asumir el control del partido y lo cerraron con gran autoridad y dos tries más.

Fue un partido de Super Rugby en su máxima expresión, con idas y vueltas en el marcador, con corridas para un lado y para el otro sin pausa. Como pocas veces en sus dos años de existencia, los Jaguares se acomodaron bien a ese ritmo, minimizaron los errores de manejo que venían cometiendo casi sintomáticamente y capitalizaron sus oportunidades.

Por unos instantes sobrevolaron por el Allianz Stadium de Sydeney los fantasmas de la autodestrucción que vienen acechando a los Jaguares en sus dos años de existencia. Aun con uno menos por la amarilla a Hanigan, Waratahs descontó gracias a un try de Folau. Luego, la indisciplina, el descontrol.

Primero fue amonestado Petti Pagadizábal por derrumbar un maul y luego Benjamín Macome por no respetar los 10 metros en un penal. Con dos menos, los Jaguares sufrieron dos tries de Foley (uno por perder la salida y el otro por cometer un penal cuando querían salir jugando de su propio campo aun en inferioridad numérica) y el local se puso a uno (25-24).

Afortunadamente, fue solo un pasaje. Con el regreso de los amonestados, Jaguares se recompuso y recuperó la compostura de la primera media hora y con ello, el protagonismo. Creevy apoyó en una jugada de penal, line-out y maul, y Moroni sentenció el partido con una gran definición con sombrerito incluido, a 12 del final (40-27).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico