Los Leones diseñaron su mejor actuación al empatar con el bicampeón olímpico Alemania

El seleccionado argentino de hóckey sobre césped de varones diseñó en la tarde de ayer su mejor actuación en el torneo olímpico de Río de Janeiro, aunque finalmente empató 4-4 con el bicampeón vigente, Alemania, en un partido correspondiente a la cuarta fecha del grupo B.

En el Parque de Deodoro, enclavado en una Villa Militar, el conjunto "albiceleste" entregó un muy buen rendimiento colectivo que le permitió remontar una desventaja de dos goles y quedar 4-3 arriba, a muy poco del final.
Pero cuando solamente quedaban 8 segundos para el cierre, el combinado germano igualó un verdadero partidazo, con una jugada derivada de córner corto.
Lucas Vila, Pedro Ibarra, Gonzalo Peillat y Matías Rey anotaron para los dirigidos por Carlos 'Chapa' Retegui, que reúnen 5 puntos y se jugarán su pasaporte a cuartos de final hoy, desde las 19:30, cuando enfrenten a Irlanda.
Los goles de Alemania (10 puntos) fueron obra de Timo Herzbruch, Christopher Wesley, Mats Grambusch y Mathias Muller.
De arremetida, el equipo argentino salió como una tromba. A presionar bien arriba. Y esa intención le dio frutos enseguida, porque a los 4m., Lucas Vila abrió la cuenta con un "fierrazo".
El conjunto "albiceleste" continuó dominando y ubicando mucha gente dentro del círculo rival pero no tuvo situaciones concretas para aumentar las cifras, al margen de un disparo de Agustín Mazzilli, que se estrelló en el poste.
El bicampeón olímpico, por su lado, entregó una dosis de contundencia en esos primeros 15 minutos porque -casi en el cierre- un desborde de Moritz Trompertz fue conectado con el revés por Herzbruch para decretar la igualdad. Fue su única aproximación al arco adversario.
En el segundo capítulo, el desarrollo cobró menor intensidad. El intenso calor (arriba de los 28 grados centígrados) y el sol pegando fuerte incidieron para que el ritmo decreciera.
En un descuido defensivo, Alemania se adelantó en la pizarra, luego de que Wesley apareciera solo por la derecha para definir ante Vivaldi (2-1).
La conquista desacomodó a Los Leones que habían desperdiciado -antes- dos ocasiones en las que se lució el gigantesco guardavallas alemán, Nicolas Jacobi.
El elenco germano aumentó el tanteador con una incursión ofensiva de Mats Grambusch (13m.), pero Ibarra, al aprovechar un fijo, recortó ventajas (14m.).
Con la necesidad de salir a remontar, Argentina se adelantó y dejó espacios en ese tercer cuarto. Y también, como consecuencia de ello, aparecieron las brusquedades y los foules por llegar a destiempo. Así, Joaquín Menini y Gonzalo Peillat recibieron sendas tarjetas amarillas y hubo momentos en los que Los Leones jugaron con nueve. El marcador no se alteró.
En el último parcial, el conjunto celeste y blanco obtuvo la igualdad cuando ya la merecía, a los 3m., luego de que el goleador Peillat sacara réditos a un corner corto. 3-3 y el resultado incierto.
El público ingresó en una suerte de delirio cuando Matías Rey, a tres minutos del final, situó en ventaja a la Argentina por 4-3. Aunque a falta de 8 segundos, Muller aprovechó un rebote en Vivaldi y decretó el empate definitivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico