Los Leones se clasificaron por primera vez a una semifinal de Juego Olímpico

El equipo de Carlos Retegui ganó con goles de Gonzalo Peillat y Juan Gilardi, este último de penal, cuando el partido llegaba a su fin. El tanto de los europes había sido marcado por Pau Quemada.

El seleccionado argentino de hóckey sobre césped masculino venció ayer en forma agónica a España por 2-1 y se clasificó por primera vez en la historia en una semifinal de un Juego Olímpico.
En el Parque de la zona de Deodoro, el equipo conducido por Carlos 'Chapa' Retegui hizo historia en este Río de Janeiro 2016 y peleará por la obtención de la medalla mañana. Su rival será el ganador del cruce de cuartos de final que protagonizarán Nueva Zelanda y Alemania, último bicampeón olímpico.
Gonzalo Peillat y Juan Gilardi, de penal, decretaron la victoria argentina, mientras que Pau Quemada había establecido la paridad provisoria para el conjunto español.
Hubo un partido muy táctico en el comienzo. Los dos equipos apostaron al control de la bocha sin asumir demasiada profundidad en sus envíos. Tal vez por esa circunstancia y por el intenso calor, a los dos se les dificultó la elaboración de jugadas de riesgo.
Parecía que España, undécimo en el ránking internacional de la FIH, se acomodaba mejor al desarrollo, pero Los Leones golpearon en la primera chance concreta que tuvieron, en el último minuto del primer cuarto.
Luego de dos jugadas de córner corto, hubo un 'fierrazo' de Peillat (séptimo gol en el torneo) que pegó en la tabla y superó la estirada del arquero Cortés. La conquista desató la algarabía del público argentino que -en esta ocasión- se acercó en menor número hacia el Complejo de Deodoro.
El segundo período transcurrió sin mayores emociones, con un combinado español que buscó adelantar sus líneas. Sin embargo, la defensa argentina estuvo firme y no pasó sobresaltos. El equipo del 'Chapa' Retegui dispuso de otra situación para aumentar, casi sobre el cierre, con otra maniobra de corto en la que Peillat despachó un fuerte tiro que obligó a una respuesta magnífica de Quico Cortés.
En el tercer parcial, Argentina jugó en campo contrario como para intentar resolver el jeroglífico lo más rápido posible. El defensor goleador Peillat tuvo otros dos remates derivados de maniobras de córner corto. Y el arquero Cortés neutralizó la situación.
El conjunto albiceleste gozó del mejor pasaje favorable y Lucas Vila se perdió el segundo, con un remate que se fue apenas desviado.
En la réplica, España tuvo la chance más clara del encuentro, con un tiro de Josep Romeu que se estrelló en el palo.
El arranque del último segmento mostró a un combinado español dispuesto a torcer su destino. Por eso hubo un fierrazo desviado del mediocampista Roc Oliva y un desborde de David Alegre al que no llegó ningún delantero. Argentina necesitaba salir del asedio.
España continuó presionando, tuvo una chance de corto y Pau Quemada obligó a una tapada monumental de Vivaldi, a los 7m.
El conjunto europeo siguió buscando alternativas para empatar y lo logró a los 11m., con una jugada desde el fijo que incluyó un tiro bajo de Quemada, que tuvo su revancha: 1-1.
De allí hasta el cierre sobrevinieron una serie de maniobras de alta emotividad. Una infracción de Bosco Pérez Plá derivó en un córner corto que Peillat culminó con un fuerte remate. Y cuando estaba para conectar Lucas Vila, un defensor español lo empujó.
El penal lo tradujo en gol el defensor Gilardi y así la Argentina se instaló por primera vez en la historia en una semifinal olímpica en el hóckey masculino.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico