Los médicos que la atendieron le salvaron la vida a Laura Berro

La herida que dibujó en el cuello de Laura Berro una especie de "M" pudo haberla llevado a la muerte si la asistencia médica se hubiera demorado escasos minutos. Lo explicó ayer en el juicio contra Nahir Quinteros la médica policial que observó a la víctima en el Hospital Regional, quien escuchó con atención desde la segunda fila del público. Hoy declararán los últimos nueve testigos.

La jornada de ayer en el juicio que se sigue contra Nahir Quinteros -acusada como presunta autora de homicidio agravado en grado de tentativa contra Laura Berro- se completó ayer con cinco testimonios de profesionales de la salud, policías y un testigo de actuación en el allanamiento realizado en el domicilio de la acusada.
La víctima estuvo sentada en la segunda fila del público escuchando con atención todos los testimonios. Lo hizo acompañada por sus padres y una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima de Delito (SAVD).
Por su parte, la médica policial que examinó a la víctima en el Hospital Regional destacó que los profesionales que atendieron a Berro le salvaron la vida porque en cuestión de minutos podía morir producto de la gran cantidad de sangre que perdió. Es que la herida en el cuello lesionó un paquete de arterias -que tienen afectación neurológica- entre las que se encuentra la yugular.
La testigo alcanzó a verla en la guardia del Hospital Regional mientras la víctima era atendida allí, antes de subirla a quirófano. "Presentaba múltiples cortes profundos en el rostro y en el cuello que comprometía la yugular, además de heridas cortantes en el abdomen. Había que salvarla de la hipovolemia y los médicos comenzaron a compensarla con recuperación de volumen porque había perdido mucha sangre. Antes de trasladarla a Terapia fue suturada, entubada y se le colocó respiración mecánica", recordó.

OTROS TESTIGOS
Con su testimonio el tribunal que preside la juez penal Mariel Suárez y completan Jorge Odorisio y Alejandro Soñis, dio inicio a la segunda jornada de debate. El Ministerio Fiscal, en tanto, fue representado por la fiscal Camila Banfi y la querella la ejercieron los abogados Verónica Palacios y Alejandro Fuentes, mientras que a la imputada la asiste el defensor Francisco Romero.
En total ayer declararon cinco testigos, entre los cuales asistió un enfermero de la guardia del Hospital Regional; el segundo jefe de la comisaría de Kilómetro 8; un oficial de la Brigada de Investigaciones y un vecino de kilómetro 5 que fue convocado para participar del allanamiento efectuado en la casa de la imputada.
Hay que recordar que el hecho, según la parte acusadora, ocurrió cuando la acusada se presentó -el viernes 18 de setiembre a las 23:10- en el domicilio que la víctima ocupaba con su pareja en la calle Felicidad Hernández al 500, en Kilómetro 8, y allí esperó a que David Tranaman -novio de la joven atacada y ex novio de la imputada- se fuera de la vivienda para luego ingresar.
Al encontrarse con Laura la atacó con un cúter, provocándole lesiones en el brazo, abdomen, cuello y cabeza, tras lo cual escapó caminando, tal como lo publicó ayer El Patagónico en base al relato que brindó la víctima en el juicio. Según los acusadores, existió alevosía y para la querella también ensañamiento.
Hoy declararán los últimos testigos que quedan de la Fiscalía y los que ofreció la defensa para hacer su descargo. En esta oportunidad se conocerá la versión que ofrecerá la amiga de la acusada, con quien habría estado la noche del 18 de setiembre del año pasado comiendo empanadas en la Zona de Quintas II.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico