Los Micheloud, una familia que pasa la mayoría de los domingos en una pista

Los hermanos Thomás y Gustavo corren en escenarios diferentes pero sienten la misma adrenalina. El mayor participa en el TRV6 a nivel nacional una vez al mes, mientras que Thomas sigue sus pasos y compite en el campeonato regional de kárting que organiza la Asociación Patagonia Sur.

Cuando Thomás Micheloud nació hace doce años, su primer viaje fue a un kartódromo. Es que su hermano Gustavo corría en el circuito de Zárate, y una foto familiar lo confirma. Viajó y estuvo presente en uno de los tantos viajes que realizaron los Micheloud a diferentes kartódromos y autódromos de la República Argentina.
Los hermanos se llevan casi quince años, y comparten mucho más que el apellido. La pasión por acelerar en un circuito y la adrenalina cuando se pone el semáforo en verde y van en el medio de un pelotón. De chico los dos se subieron al kárting para aprender a manejar, pero en épocas diferentes.
Los hermanos Thomás (12) y Gustavo (27) compartieron una charla con El Patagónico y brindaron parte de su intimidad y contaron anécdotas. En una oportunidad, el más chico hizo podio en la AKPS, y el más grande celebró entre los tres primeros a nivel nacional, por ejemplo.
Si de inicios se trata, el menor de los Micheloud pasó por una experiencia que no lo marcó, pero es difícil de olvidar. El padre le compró un kárting y comenzaron a girar en el viejo circuito Raúl Andrés Vilariño, dentro del predio del Auto Moto Club donde fueron más las veces que volvían sin girar por problemas en la máquina, pero lo más gracioso fue en la primera prueba oficial. "En la primera carrera, que fue cuando inauguró el kartódromo de la AKPS en zona norte, no largué la final por miedo. En la clasificación se me quedó trabado el acelerador pero seguí, y a la hora de la serie me paso algo similar y entre a boxes llorando y no quise largar", recordó Thomás con una risa sostenida.
Gustavo afirma que ahí la culpa fue del entorno por no controlar eso, y comenta su primera prueba donde la suerte o el destino le tenía preparado un podio. "En la primera carrera venía cuarto y cuando paso a tercer lugar los veía saltar a mi viejo y a mi tío emocionados porque era algo muy loco subir al podio. De esa época recuerdo también los duelos con Marcelo Agrelo desde chicos. Toda la vida corrimos juntos y hemos peleado muchísimas carreras a nivel local y a nivel nacional solo compartimos el TRV6", afirmó.

LOS MALOS MOMENTOS
El automovilismo es un deporte donde los buenos momentos son contados con los dedos de una mano. Al año se corren diez carreras, a veces más, y muchas veces es difícil ser protagonista en todas las presentaciones sea kárting o categorías con techo y por eso hay que aprender a convivir con los malos tragos, y aprender de eso.
"A mí me da mucha bronca cuando no salen las cosas, pero todo sirve de aprendizaje. Este año me tocó perder una carrera que estaba casi ganada, me confié, no cuide la cuerda y me pasaron. Es mi primer año en Prokart y estar peleando el título no es poca cosa tampoco", admite el menor de los Micheloud.
Con más experiencia, y más calmo a la hora de hablar y analizar el automovilismo, Gustavo coincide y afirma "a mí también me ha pasado de perder en la última vuelta, y te quedas con una bronca tremenda, pero yo considero que se aprende más de eso, que de otra forma. Si ganas de punta a punta no aprendes tanto como cuando cometes errores. Todo suma experiencia, y esto sirve mucho. Ellos en esta etapa tienen que pasar por esto porque te hace mejorar", Gustavo
A nivel local, Thomy es protagonista en la Prokart y el piloto de 12 años reconoce que lo sorprendió la adaptación. "Nos adaptamos muy rápido a la categoría y comenzamos muy bien con un segundo puesto. La victoria en la segunda fecha nos sorprendió pero sirvió para darse cuenta que tenemos para estar adelante, pero pensamos en sumar experiencia", reconoció.
En sus cuatro años que tiene en la actividad rescata uno, y es el de su primer triunfo que fue bajo la lluvia. "El momento más lindo fue cuando gané en Stihl por primera vez con la lluvia. Estaba nervioso, había quedado tercero en la serie. Era mi primera carrera con lluvia, y mi segundo año en Stihl. Adelante se enroscó Carrizo, y venía pegado a Tomás Santiago que se fue solo y quedamos adelante", comentó sonriente.
Gustavo no se queda atrás, y recuerda su primera victoria que curiosamente no fue en Comodoro Rivadavia. "La primera carrera que gané fue en Esquel. Se corría un torneo local y una Provincial. Fue en la cordillera. Teníamos un motor que iba bien, y tuvimos uno bueno. Peleamos esa carrera con César Polito, y nos escapamos adelante, pero me acuerdo", bromeó.
El mayor de los Micheloud reflexiona y asegura que "el automovilismo es un deporte de mucha pasión. Para muchos es incomprensible porque son más los malos momentos que los que celebras, pero nosotros amamos esto. Hay muchos componentes que te pueden dejar a pata en una carrera, además de los factores propios, y por eso será que cuando uno gana lo festeja siempre de una manera especial".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico