Los Nieves resisten en el Quirno Costa y denunciaron a autoridades municipales

Antonio Nieves explicó a El Patagónico que el personal de la Secretaría de Seguridad no exhibió el martes ninguna orden de desalojo y que destruyó sus dos viviendas en la que residían trece integrantes. Por ello, denunció la situación ante el Ministerio Público Fiscal. Afirmó: "yo no me voy a mover de acá" y aclaró que su casa "no es un aguantadero como dicen".

El jefe de la familia, Antonio Oscar Nieves, junto a sus hijos, ayer se dedicó a poner en pie una de las casas destruidas el martes por los agentes de la Secretaría municipal de Seguridad. La heladera, colchones y prendas de vestir seguían desparramados por el patio del inmueble ubicado sobre la calle Código 513, entre la estación transformadora de energía y la feria La Saladita.
Con la pinza en mano, el hombre que se dedica a la construcción recibió a este diario para denunciar que el procedimiento fue ilegal porque las autoridades no presentaron ninguna orden de desalojo firmada por un juez penal.
Por el contrario, el secretario y subsecretario de Seguridad, Antonio Zúñiga y Héctor Quisle, actuaron en cumplimiento de la ordenanza 10.417/12 que reglamenta el uso y las condiciones de ocupación de tierras fiscales en el ejido municipal.
Nieves afirmó que posee allí dos lotes que compró hace cinco años a un particular y por el que cuenta con un boleto de compra y venta, pero este carecería de todo valor legal.
Relató que el martes por la mañana “apenas llegó la Secretaría de Seguridad, estaba el pibe mío y le pidió la orden (de desalojo) y dijeron que no necesitaban orden".
En ese sentido, Nieves insistió en que el operativo “fue ilegal lo que hicieron porque golpearte la casa, entran y no te preguntan nada. Creí que era una orden de allanamiento".
Los funcionarios municipales "desarmaron y le tiraron todo para afuera a mi hijo. Yo tenía un paredón acá (en el frente), le metieron la máquina y tiraron todo. Después tuvieron que frenar porque se metieron todos los chicos adelante y después empezaron a romper con la barreta y el martillo. Destruyeron todo, la parte del baño y las camas quedaron todas tiradas”, graficó.
En la denuncia que efectuó ayer en horas de la mañana ante la Fiscalía, el padre de la familia expuso que personal municipal “sacaron por la fuerza de la vivienda poniendo en riesgo la salud” de su hija Victoria Nieves, de 32 años, quien está embarazada de 9 meses.
Por ello, "lo hago responsable al intendente (Carlos Linares) que su gente vino a romperme todo y le hice la denuncia. Yo tengo los papeles cuando yo compré este terreno y yo hace cinco años que estoy acá. Ellos no pueden decir que es un aguantadero porque yo tenía a la piba mía embarazada, me la sacaron para afuera y tiraron todas las cosas", sostuvo.
PIDE una REPARACION
La denuncia penal incluye además del intendente, a Zúñiga y Quisle.
"Los denuncié porque vinieron sin orden. Ellos saben bien que por ley tienen que traer una orden y una notificación de un juez unos días antes. La denuncia fue contra el intendente, el sabe bien que es su gente".
Por otro lado, el trabajador de la construcción aclaró: “porque hayan firmado todos los vecinos para sacarnos a nosotros nos mezclan a todos porque somos Nieves. Yo trabajé toda mi vida, no estuve al pedo y me conoce la gente. Que yo tenga problemas con alguno de los chicos no quiere decir que mezclen a toda la familia. Nos ponen como los peores delincuentes. Esto no es un aguantadero", insistió.
Nieves anticipó que no se irá del lugar y “si ellos quieren que yo me mueva que me traigan una casa y yo desocupo. A mi familia no la puedo tener por todos lados, ahora están todos durmiendo afuera. ¿A dónde vamos a ir nosotros? ¿Para quiénes hay derecho?”, interrogó.
Aseguró que volverá a levantar las casas y pidió: “tienen que hacerme una reparación de todo lo que me rompió el intendente, de los daños y perjuicios que le hizo a mi familia".
El padre de la familia indicó que no tienen otra vivienda y detalló que el inmueble de calle Las Margaritas es propiedad de su suegro, la cual fue quemada. También afirmó que la finca que tenían hace años en Zona de Quintas del Máximo Abásolo fue vendida.
"Queremos que nos dejen tranquilos y reparen lo que rompieron, que el intendente se haga responsable. Desmiento todo lo que se dice de los Nieves porque ellos dicen que nosotros usurpamos y yo no usurpé. Yo tengo la documentación que compré acá porque dicen en todos lados que estamos los Nieves usurpando”, sentenció Antonio Nieves.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico