Los nuevos agentes patrullan en zapatillas y sin chaleco antibalas

La nueva camada de agentes de Policía del Chubut que egresó el lunes 23 de noviembre en Comodoro Rivadavia todavía no ha sido provista de los uniformes adecuados, borceguíes y el chaleco antibalas correspondiente. Aunque las directivas contemplan que patrullen las calles acompañados de un efectivo de la jurisdicción, los novatos lo hacen en grupos de a tres sólo con un chaleco reflectante, jogging y zapatillas.

"Esta camada fue la más sufrida", reconoció uno de los docentes de los 72 agentes egresados el lunes 23 de noviembre del Centro de Instrucción Policial de Comodoro Rivadavia. Es que los aspirantes que comenzaron el curso a principios de año se vieron atravesados por los cambios de jefatura y distintas directivas de reforma dentro de la institución.
La mayoría vino del norte del país y solo trece son oriundos de Comodoro Rivadavia. Unos 32 agentes residen en las habitaciones del Centro de Instrucción de Kilómetro 3 y han puesto mucho esfuerzo para poder iniciar la carrera de suboficiales de Policía.
Estos nuevos agentes son llevados a los operativos que diagraman desde la Unidad Regional en sectores conflictivos. Son acompañados por oficiales y otros suboficiales de mayor jerarquía, pero los novatos no tienen los elementos de protección que necesitan para estar expuestos al peligro de la delincuencia.
Es que salen a la calle exhibiendo el escudo de la Policía del Chubut, pero sin el uniforme acorde a la circunstancias. Mientras en el acto del lunes por el aniversario de la fuerza que se realizó en Rada Tilly, desfilaron sin uniforme, ayer todavía se los podía ver en las tareas de prevención callejera con ropa de gimnasia y zapatillas propias.
"Es una vergüenza", admitió un alto jefe policial a este diario describiendo la imagen que exponen ante la sociedad.
Si surgiera algún problema en la identificación de personas o grupos -porque se los suele mandar a realizar controles de identificación-, los agentes no están provistos de su chaleco antibalas, lo que los convierte en blanco fácil. Ayer solo se los veía con un chaleco reflectante que no los protege de ningún tipo de agresión.
Algunos jefes policiales manifestaron su preocupación y disconformidad ante las directivas de enviarlos a la calle en tales condiciones. Es que pese a que los agentes ya están instruidos para combatir a quienes se apartan de la ley, se encuentran expuestos al peligro sin sus herramientas de trabajo correspondientes. Incluso están desprovistos de su arma reglamentaria, más allá de que el jefe de Policía, Leonardo Bustos, fue claro en su mensaje a los jefes policiales en el egreso de los agentes: había que cuidarlos porque son "hijos de la institución".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico