Los peritos afirmaron que Mario Díaz comprende la criminalidad de sus actos

Los testigos de la Fiscalía terminaron de declarar ayer en el marco del juicio que se sigue contra Mario Díaz, quien está acusado por el homicidio de su pareja, Valeria Palma. Los peritos coincidieron en que el imputado comprende la criminalidad de sus actos y tuvo la capacidad de elegir el medio para ultimar a la víctima.

Se desarrolló ayer la tercera jornada de juicio oral y público contra Mario José Díaz (25), quien está acusado por el homicidio de su pareja, Valeria Palma (21), ocurrido el 27 de agosto del año pasado en un inquilinato ubicado sobre Ignacio Rucci 2083 del barrio Máximo Abásolo.
En ese marco la Fiscalía, representada por la fiscal general Mónica García, presentó a sus últimos seis testigos, la mayoría profesionales de la salud que intervinieron en distintas etapas de la investigación y realizaron pericias con el acusado.
La jornada se inició con una videoconferencia con Puerto Madryn, desde donde declaró un psiquiatra que dijo no haber advertido ninguna enfermedad mental y que el acusado comprendió los hechos al momento de cometerlos, así como demostró comprenderlos al momento de ser entrevistado por el testigo.
También declaró ayer una neuróloga que primero tuvo que ser relevada del secreto profesional por el propio Díaz. En su declaración dijo que el paciente continuó tomando la medicación y que ella solicitó una serie de estudios complementarios sobre la epilepsia, como así también sobre el dosaje de la medicación porque Díaz tuvo un nuevo episodio estando detenido.
Mientras, la psicóloga forense coincidió en que no advirtió ningún rasgo de enfermedad mental y que había comprendido sus actos. Agregó que el acusado eligió los elementos para cometer el delito, lo cual permite suponer que entendió lo que hizo.
En el transcurso de la jornada se habló de la autopsia y de los exámenes que se le realizaron a Díaz y cuando se exhibió una fotografía de la víctima, la cual fue tomada cuando se le hacía la autopsia, el acusado se descompensó y rompió en llanto, por lo que debió ser retirado de la sala y ya no pudo volver a ingresar.
Asuimismo, el psicólogo forense se refirió a un achatamiento emocional y falta de demostración de afecto por parte del imputado al referirse a la víctima.
El debate continuará hoy con la declaración del testigo que ofreció la defensora pública, Lilián Bórquez, luego de lo cual el tribunal que preside el juez Mariano Nicosia y se completa con Raquel Tassello y Daniela Arcuri, darán lugar a los alegatos de las partes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico