Los petroleros activan el alerta por 51 equipos fuera de servicio en la Cuenca

Otra jornada sin resultados positivos con las operadoras vivieron ayer los sindicatos petroleros de la Cuenca del Golfo San Jorge en las negociaciones que se desarrollan en Buenos Aires. La CEOPE se niega a pagar el aumento salarial en los términos firmados por el bloque de gremios liderados por Chubut y sólo acatan el de Neuquén. El 31 de julio termina la tregua sindical-patronal, que en estos seis meses prácticamente no se ha respetado.

La misma cantidad de equipos de torre comprometidos a subir al campo siguen abajo. El Sindicato de Petroleros de Chubut denuncia que 51 equipos siguen fuera de servicio en toda la Cuenca del Golfo San Jorge. Además, unos 2.000 puestos de trabajo corren peligro al estar vinculados a la Cámara de Empresas de Servicios de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) que se niega a pagar el acuerdo salarial.
Jorge Avila, secretario general de Petroleros Privados Chubut, dijo que hay 51 equipos abajo. Del lado chubutense, diez son de Pan American Energy, otros cuatro de Tecpetrol, dos pertenecen a Enap Sipetrol y en el caso de YPF hay siete de principios de año a los que les sumaron otros cinco. Los otros 23 están en Santa Cruz, donde tienen preponderancia las operadoras YPF y Sinopec.
"No nos vamos a quedar con los brazos cruzados mirando como los equipos bajan. El sindicato va a dar la pelea de la defensa de los puestos laborales. No vamos a entregar los puestos laborales ni a ningún gobierno ni a nadie", disparó Avila en diálogo con Radio del Mar.
Un dato alarmante que arrojó el sindicalista es la impugnación al acuerdo salarial de la CEOPE. Esta asociación empresarial solamente acata el firmado con Neuquén, que ata los aumentos a la productividad y asigna un bono de 15 mil pesos a operarios en servicio.
Si la CEOPE insiste con el rechazo del acuerdo, gana el odio de los sindicatos de Santa Cruz, Tierra del Fuego, Mendoza y Salta, además de Chubut, que habían firmado un acuerdo con mejores condiciones el 1 de julio. "Acá si no pagan el cuarto día hábil, no trabaja nadie. Está la orden a todo el cuerpo de delegados", adelantó Avila.
La postura de la CEOPE resulta contradictoria cuando algunos de los socios de esa cámara que pagaron el bono de 15 mil pesos y otros que pagaron la primera cuota de los 10 mil pesos, de un total de 20 mil pesos, sellado con Chubut, Santa Cruz y el resto de los gremios sin el que encabeza Guillermo Pereyra en Neuquén-Río Negro.
El Gobierno nacional homologó ese acuerdo de 30% de aumento salarial con bono de 20 mil pesos para todos los trabajadores que firmaron, que en número superan a los afiliados del gremio de "Caballo" Pereyra. "Si CEOPE rechaza, es un rechazo que alcanza a todos juntos", añadió Avila.
"La CEOPE impugnó un acuerdo homologado por Nación, así que hay que ver cómo termina", reiteró el sindicalista en el diálogo radial. "El acuerdo paritario está firme, falta que la CEOPE se digne a pagarlo. Esto de las vueltas es cansador. Si no quieren pagar, que no lo hagan y vamos al conflicto", manifestó.

TREGUA CONFLICTIVA
"Nunca tuvimos esperanzas de que esto avanzara o mejorara. Supimos que iban a hacer esta jugada y creemos eso nos permite volver a la cancha a plantear nuestro plan de lucha en defensa de los puestos laborales", lamentó Avila. Los sindicatos van a contrarreloj porque el domingo 31 termina la tregua con las operadoras.
La tregua no ha cumplido sus objetivos. Los sindicatos no tenían que hacer paros y las operadoras no tenían que despedir personal. A un par de semanas de firmado el acuerdo, el 1 de febrero, los petroleros cortaron ruta en el acceso a los yacimientos en el cruce de rutas 3 y 26 contra PAE.
Otros conflictos que siguieron, y pese a la vigencia de esa tregua, involucraron a YPF, Tecpetrol, Enap Sipetrol y San Antonio Internacional, además de contratistas regionales. El planteo sindical pasaba por las constantes amenazas de reducción de cuadrillas, insistencia en los retiros voluntarios y la automatización para que los yacimientos necesiten menos mano de obra.
En Buenos Aires quedaron Héctor Millar y Leandro Moyano negociando por Petroleros Privados Chubut, pero no trajeron respuestas positivas. De hecho, nuevamente les pidieron un cuarto intermedio, que será hasta el martes. Entre hoy y el lunes habrá contactos con el cuerpo de delegados, y todo indica que ese lunes los petroleros declararán el alerta y movilización.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico