Los petroleros advirtieron con paralizar la producción y la ciudad

El secretario general del Sindicato de Petroleros, Jorge Avila, y el intendente Carlos Linares coincidieron durante el acto que convocó a unos 15.000 trabajadores en que lo que ocurra con la actividad hidrocarburífera tendrá consecuencias en el resto de los habitantes de Comodoro. Por ello ratificaron una firme postura ante el gobierno de Mauricio Macri, para que contemple valores acordes con el mercado internacional a la hora de apoyar a las operadoras que exportan y que son las que ya anticiparon que de ello depende la ocupación laboral.

Durante 24 horas los yacimientos de la Cuenca del Golfo San Jorge paralizaron su producción en lo que fue la culminación de cuatro intensos días de movilización en Comodoro Rivadavia y alrededores. Fue una señal dirigida al gobierno nacional que conduce el ingeniero Mauricio Macri, el cual debe dar una respuesta definitiva -el lunes- al reclamo de apoyar un acuerdo interno de precios que sea redituable para las operadoras que exportan. Es que si ello ocurre, no se detendrá la actividad. Y si es así, tampoco quedarán trabajadores en la calle.
Dentro de tres días habrá otra reunión en Buenos Aires entre el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, y los ministros de Energía, Juan José Aranguren; Interior, Rogelio Frigerio (nieto); y Trabajo, Jorge Triaca (h). A diferencia de la que se llevó a cabo el miércoles, esta vez se contará con la presencia de ejecutivos de las operadoras de la región, a quienes también se les pedirá algún compromiso, tal como ya se adelantó.

UNOS 15 MIL TRABAJADORES
La inactividad de ayer en los yacimientos fue quizás un anticipo de lo que podría llegar a pasar en caso de que no se obtenga una respuesta positiva, tal como señaló el propio Jorge Ávila, secretario general del Sindicato de Petroleros y Gas Privado de Chubut y presidente de Pretrominera, en la multitudinaria asamblea que tuvo lugar en la sede gremial, ubicada en Callao y Constituyentes en el barrio Pueyrredón.
Avila fue contundente y siguiendo la línea discursiva del intendente Carlos Linares, anunció que si el lunes (N. de la R.: cuando habló aún no se había adelantado la reunión originalmente prevista para el martes) no hay una respuesta concreta al precio del barril de exportación, habrá una ciudad paralizada. “Tienen cinco días para resolver esto, sino tendrán un país en llamas, sin gas ni petróleo. Habrá una ciudad paralizada; un paro general", advirtió.
Se estima que más de 10 mil trabajadores vinculados con la actividad petrolera estuvieron presentes en el acto que se realizó ayer por la mañana. Desde el escenario, montado frente a la sede gremial, se podían ver las banderas de Petrosar, Tuboscope y Enap Sipetrol, entre otras empresas.
Realmente no faltó nadie, tanto del sector gremial con la presencia de los secretarios generales José Llugdar (Petroleros Jerárquicos), Jorge Taboada (Camioneros) Rubén Silva (UOCRA), José Santiago (Luz y Fuerza), Claudio Vidal (Petroleros de base de Santa Cruz), como de la clase política.
Así fue como esta vez sí se pudo ver en el escenario al senador nacional, Alfredo González Luenzo; a los diputados nacionales Jorge Taboada, Nely Lagoria; al viceintendente Juan Pablo Luque; a los concejales Guillermo Almirón y Nicolás Caridi; y al jefe comunal de Sarmiento, Ricardo Britapaja, quien llegó acompañado por una caravana de la delegación sindical que el gremio petrolero tiene en esa ciudad, la cual arribó en horas de la mañana con siete colectivos.
Faltaban unos minutos para las 10 cuando empezó la asamblea general, la cual según contó Avila en el acto, fue motivo de análisis durante la noche del miércoles, luego de que la Secretaría de Trabajo dictará otros cinco días de conciliación obligatoria a partir de las 0 de ayer por el conflicto que se mantiene con la operadora Tecpetrol que anunció despidos para la industria.
Al inicio sonaron las estrofas del Himno Nacional y luego de a uno los protagonistas dijeron lo suyo.

O TODOS O NINGUNO
Llugdar fue claro en sus conceptos y a modo de introducción señaló que “todavía no tenemos nada" y que ante este panorama, o "nos salvamos todos o no se salva nadie".
Luego llegó el momento de Vidal, quien resaltó la unidad de los trabajadores de la Cuenca del Golfo San Jorge y de la Patagonia sur. "No hay gobierno ni sector empresarial que nos va a poder sacar los yacimientos”, señaló, asegurando que para llegar al objetivo se necesitará “el compromiso social y empresarial".
Taboada, por su parte, fue categórico al destacar que en estos momentos en que peligran las fuentes laborales debe privar la unidad, más allá de las direcciones políticas de cada uno. "Hoy están todas las cartas sobre la mesa. Podemos estar en diferentes posiciones políticas, pero siempre vamos a estar unidos por los puestos de trabajo. Con la unión de los trabajadores no se puede. Que lo entienda el Poder Ejecutivo”, vociferó a viva voz.
El acto sin dudas fue histórico, tal como dijo Silva unos minutos después al remarcar que quizás nunca hubo tantos gremios unidos sobre un mismo escenario. Por supuesto no faltaron los cánticos que tuvieron como destinatarios a los porteños y al gobierno de Mauricio Macri, con un claro sentido de pertenencia que estuvo presente durante la hora y media que se extendió la asamblea bajo el grito “Comodoro, y vamos Comodoro".
Con esto mucho tuvieron que ver los discursos del intendente Linares, quien dijo que "va a quedar en el recuerdo todo lo que estamos haciendo los comodorenses por la defensa del trabajo. La ciudad va a defender hasta las últimas consecuencias todas las fuentes laborales", sentenciando que "se tienen que poner de acuerdo; caso contrario se para la ciudad de Comodoro".
También recordó a su antecesor y actual director de YPF, Néstor Di Pierro -ausente en el acto-, y sentenció que así como el gobierno nacional encontró una solución al cepo cambiario y le aumentó por decreto la coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, deberá encontrarle una solución al precio de barril de exportación.
Avila también invitó a levantar las banderas "para que sepan que acá hay una Patagonia rebelde", lo cual fue respondido con la clásica pregunta: "¿si este no es el pueblo, el pueblo dónde está?".
El dirigente sindical acotó que "no vamos a permitir nunca más un '98" (en alusión a la crisis petrolera que afectó a la región a fines del siglo pasado y comienzos de éste) y señaló que “estos señores que son CEO hoy tienen que ponerse el traje de ministros”.
Sobre el final, sentenció: "si morimos, morimos de pie, pero nunca más de rodillas. Tienen cinco días para resolver esto, sino tendrán un país en llamas, sin gas ni petróleo. Habrá una ciudad paralizada; un paro general".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico