Los petroleros les dicen a los socios de CEOPE que dejen la Cuenca si no pueden con el negocio

"Muchas empresas quizás deberían replantearse hacer las valijas e irse y dejarles el poco trabajo que queda a otras que van a poner el hombro y van a aguantar en la región", dijo el sindicalista Jorge Avila.

Luego de las negociaciones con las operadoras, ahora el frente que tiene que atender el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut es el de CEOPE (Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales). El secretario general, Jorge Avila, dijo que si las empresas no ven viable el negocio en la Cuenca del Golfo San Jorge, deberían dejarles el lugar a otras.
"Cada vez que estos procedimientos aparezcan, las empresas deberán medir la posibilidad que tienen hoy de pagar las indemnizaciones al 100% e irse de la región que es lo mejor y se queden otras que puedan trabajar", apuntó contra los socios de la CEOPE el sindicalista petrolero.
Las empresas de servicios de mayor porte quieren aplicar un programa de suspensiones, tal como lo hicieron en Neuquén. Sin embargo, el compromiso firmado entre las operadoras –asociadas en otra organización, la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH)- con el sindicato, y avalado por Nación y Chubut, garantiza la continuidad de la relación de dependencia de los empleados petroleros por seis meses. A cambio, las firmas exportadoras reciben un incentivo de 10 dólares por barril que sale al exterior.
"Venimos de una pelea sostenida hace tiempo con varios de sus miembros y siempre los acusamos de querer fogonear o imponer cosas que sufren en su país de origen. Representan a Schlumberger, Halliburton, Weatherford, Sodexo, Baker", repasó Avila en relación a los conflictos que han tenido con esas compañías.
"La parte política, el Gobierno provincial, el municipal y los propios sindicatos hemos trabajado para no tener un procedimiento de crisis. Si alguno se atreve a plantearlo es porque no tiene la plata, las espaldas ni la fuerza suficiente para estar en la región; por lo tanto esto ya se plantea como una necesidad de la región", aseguró.
"Muchas empresas quizás deberían replantearse hacer las valijas e irse y dejarles el poco trabajo que queda a otras que van a poner el hombro y a aguantar en la región. Esto ya es un problema de empresas y la que no quiera trabajar en la región lamentablemente deberá pagar indemnizaciones y se harán los traspasos de gente a las que queden", sugirió.

ACA NO
CEOPE alcanzó un acuerdo con el Sindicato de Petroleros de Neuquén, comandado por Guillermo Pereyra, que establece un proceso preventivo de crisis. Este mecanismo, que habilita la Ley de Contrato de Trabajo, permite las suspensiones rotativas de personal. En la provincia del yacimiento Vaca Muerta serán 2.000 trabajadores por 90 días, cobrando la mitad del sueldo.
El gremio de Avila cuestiona que ese acuerdo tenga menores beneficios que el firmado en Chubut, pese a que en Neuquén tienen ventajas competitivas como un precio del crudo mayor (el Medanito cotiza a 67,50 dólares en tanto el Escalante a 54,90); cuentan con buenos precios del gas –con la posibilidad de que los aumenten en el corto plazo- y están alcanzados por programas como Gas Plus y Refino Plus.
"Vamos a trabajar con los 'jubilables' porque es algo en lo que nos hemos comprometido, con algún retiro voluntario que pueda haber de los trabajadores, pero no vamos a trabajar en la reducción de salarios para que estos señores después paguen menos indemnizaciones, o lo hagan en cuotas como lo quieren hacer para seguir llevándose la plata fuera del país", aseguró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico