Los primeros mártires del petróleo ya tienen su espacio de memoria en Km 5

El 10 de noviembre de 1909 el operario alemán Ernesto Mohwinkel y el ruso Ivan Mokan perdieron la vida como consecuencia de una explosión en el pozo N° 5. Quedaron en la historia como los primeros trabajadores muertos de la industria petrolera en el país. Ayer en el lugar donde ocurrió el accidente, fueron homenajeados, con la esperanza de recuperar esta parte de la historia y emplazar un monolito en su honor.

En el mismo lugar donde hace 106 años se produjo una gran explosión que se cobró la vida de dos trabajadores petroleros, quienes quedaron marcados en la historia como los primeros operarios de la industria que perdieron la vida prestando servicios, ayer la Asociación Detrás del Puente descubrió un cartel que recuerda esa tragedia.
Eran las 17:30, igual que aquella tarde de 1909, cuando se dio inicio al acto presidido por la presidente de la entidad de rescate histórico, Raquel Torres, quien estuvo acompañada por el resto de la comisión directiva y vecinos.
Ella fue la primera en tomar la palabra. Recordó lo que dicta la historia sobre esa tragedia. Así perpetuó el "resplandor rojizo que sorprendió a la ciudad y a los carreros que acampaban en Pampa del Castillo". La llegada de los primeros auxilios, la agonía del alemán Ernesto Mohwinkel (23) y el ruso Ivan Mokan (27) quienes luego iban a fallecer, y los lamentos de los heridos. También la llegada del doctor Ángel Federici desde Rawson, tras cuatro días de viaje por los tiempos que imponía la época. Y por supuesto el terror de la tragedia.
Tras sus palabras -escuchadas atentamente por los jóvenes que portaron las banderas de las diferentes asociaciones de la Federación de Comunidades Extranjeras y quienes decidieron acompañar la ceremonia en el predio próximo a la avenida Ricardo Gutiérrez-, fue el turno de Daniel Legaz.
El vecinalista de Kilómetro 3 y ex trabajador petrolero lamentó la ausencia de autoridades, entendiendo la importancia de reconstruir esta parte de la historia que marca el primer antecedente de accidentes, en una industria que incluso este año ha lamentado la muerte del operario Cristian Gutiérrez, que falleció en la explosión ocurrida en el yacimiento El Tordillo el 27 de agosto.
“Hay gente que tendría que estar porque son las raíces del petróleo. Nos acordamos cuando se trata el tema regalías, pero hay gente que tendría que estar, lo lamentamos”, señaló Legaz, quien ahondó en detalles y atribuyó el accidente a una capa de gas seco que ayudada por el viento se trasladó a la caldera, ocasionando la explosión.
“No hubo culpa de nadie, hoy en día con todos los adelantos siguen habiendo accidentes y muertes”, señaló.
Luego llegó la sentida poesía de Ernesto Portilla, la interpretación de Miguel “Vasco” Salaberry, quien cantó "Petrolero que va” de Héctor "Gato" Ossés, y el descubrimiento del cartel, aquel que identifica el lugar donde el próximo año se construirá un monolito, el cual será inaugurado en el 107° aniversario.
Es que la esperanza es que este lugar, y este hecho, pasen a ser parte de la historia de Comodoro Rivadavia y que esos nombres dejen de estar en las sombras como ocurrió hasta ahora. Por esa razón, el monolito se construirá junto a un artista plástico del barrio y los chicos de las escuelas recibirán charlas de la asociación como una forma de concientizarlos. Así, con el deseo de que algún día el predio del trágico pozo n° 5 sea una plaza y le dé más vida al barrio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico