Los que perdieron todo, hasta sus herramientas y con ellas, su único ingreso

Muchas de las personas que perdieron todo en el temporal de Comodoro Rivadavia, además de quedarse sin casa, se quedaron sin trabajo, ya que las herramientas con las que llevaban adelante "changas" quedaron sepultadas en el barro. "Queremos trabajar pero no tenemos con qué, pedimos pagarlas con trabajo pero no nos dan respuestas y después nos dicen vagos", cuenta Martín un joven que busca salir adelante haciendo "lo que sea".

Martín tiene 23 años, llegó a los 14 años desde su Misiones natal por un error de su madre: "tenía que sacarme un pasaje a Río Gallegos donde tengo un hermano pero se confundió y quedé en Comodoro, como estaba sin plata tuve que parar dos meses en la terminal hasta que la policía me echó", relata tranquilo y pausado este ahora hombre que perdió todo en el temporal.

El joven misionero no se quedó atrás luego de haber tenido que abandonar su único refugio en la ciudad "no conocía nada y a nadie acá, fui haciendo trabajos y juntando mi plata, así pude alquilar una piecita y después comprarme mis herramientas. De a poco, no fue fácil porque la calle es algo difícil, pero nunca pensé en otra cosa que en trabajar, yo quería una moto y mi mamá me mandó con mi hermano para que trabajara y me la pueda comprar".

Pasó el tiempo y pudo comprarse la moto, consiguió tener sus propias herramientas y realizaba todo tipo de trabajos, desde destapar cloacas, hasta colocar pisos, hacer paredes y todo tipo de arreglos. "A mí me ven chico y no me creen que haga tantas cosas, yo siempre aprendí de todo lo que me fueron enseñando. Quiero hacer un curso de soldadura, para tener un certificado y me tomen en serio, que me crean", comenta.

Hoy además de perder sus muebles y ropa en la inundación, perdió sus herramientas, que eran para él, fundamentales para trabajar. "Estuve haciendo notas y pedidos de herramientas, no quiero nada regalado, las pago con trabajo. Pero no hay respuestas, después nos dicen que somos vagos pero no podemos volver a salir adelante sin poder trabajar", indica a El Patagónico resignado.

Como Martín hay muchos en su situación, que por trabajar de manera independiente tampoco pueden acceder a ningún préstamo bancario, ya que no cuentan con recibos de sueldo, lo que hace que sumado a la pérdida de sus hogares, pierdan además su único ingreso que es el trabajar con sus herramientas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico