Los socialistas españoles inician complejas negociaciones por un acuerdo de gobierno

El objetivo marcado por el Partido Socialista es "poner de acuerdo a las fuerzas del cambio" respecto del proyecto que quieren para España, afirmó el vocero de ese bloque en el Congreso, Antonio Hernando.

Tras aceptar el encargo del rey Felipe VI para formar gobierno, el líder del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, entabló ayer sus primeros contados con las fuerzas políticas con bancas en el Parlamento para tratar de alcanzar un acuerdo que les permita concretar su difícil misión de evitar que España se vea abocada a nuevas elecciones.
"Lo primero de lo que vamos a hablar es de empleo", anticipó el candidato designado por el monarca al exponer sus objetivos ante el grupo socialista en el Congreso de los Diputados.
"Antes de con quién tenemos que responder el para qué", reiteró Sánchez, en línea con lo que manifestó el martes, cuando tendió la mano tanto a Podemos (izquierda) como Ciudadanos (derecha), quienes se niegan a caminar juntos.
"El cambio debe ser de políticas, pero también de formas", añadió, para luego insistir en que hay que dejar atrás "los vetos, los frentes y comenzar a hablar de lo que nos une".
Sánchez anunció que se reuniría ayer con los representantes de Coalición Canaria, Nueva Canaria, Izquierda Unida (IU) y los valencianos de Compromís; y que hoy mantendrá un encuentro con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el viernes con el de Podemos, Pablo Iglesias.
"España puede gobernarse desde el diálogo y la moderación, impulsando políticas progresistas y reformistas", subrayó.
El candidato a presidente del gobierno remarcó que en las elecciones del pasado 20 de diciembre (20-D) una mayoría de españoles votaron por el cambio, pero que ese cambio "no es propiedad de ninguna fuerza", por eso llamó a "un diálogo responsable y generoso".
Al inicio de su intervención, Sánchez criticó una vez más al presidente en funciones y candidato conservador al afirmar que "España respiró aliviada" tras ver cómo se salía de "bloqueo impuesto por Mariano Rajoy".
"Depende de nosotros sobre todo que cambien las cosas y estoy convencido de que no vamos a defraudar esas expectativas", aseguró.
El vocero del bloque socialista en el Congreso, Antonio Hernando, quien encabezará el equipo negociador del PSOE, afirmó que las negociaciones se llevarán a cabo "de forma pública y transparente" y requerirán "cesiones, concesiones y generosidad".
El objetivo marcado por el PSOE es "poner de acuerdo a las fuerzas del cambio" respecto del proyecto que quieren para España y "luego veremos cómo se conforma ese gobierno", insistió Hernando en declaraciones a la radio Cadena Ser.
Sin embargo, sin haber comenzado a negociar, Iglesias se mostró el martes muy reticente a un pacto como el que propone Sánchez al afirmar que el líder socialista está siendo hipócrita al "vender algo imposible", como es un acuerdo simultáneo con Podemos y Ciudadanos.
"Nuestras recetas son incompatibles con las de Ciudadanos", apuntó hoy Pablo Bustinduy, jefe del bloque parlamentario de Podemos en declaraciones a la emisora Onda Cero, al tiempo que pidió a Sánchez que deje de jugar a las "ambigüedades" y ponga en claro la "hoja de ruta".
De hecho, Podemos y sus socios, quienes en los últimos días han instado al líder del PSOE a elegir entre ellos o Ciudadanos, creen que por ahora la apuesta de los socialistas es a favor de los liberales.
"No entendemos por qué Ciudadanos, al que el propio Pedro Sánchez calificó como de vieja derecha, es el socio preferente", dijo ayer el diputado Xavier Domenech, de En Comú Podem, socio catalán de Podemos.
Mientras, Rivera se mostró dispuesto a negociar de inmediato con los socialistas para llegar a un "gobierno de transición", aunque dejó claro que "no se conforma" con que haya un presidente del gobierno.
"Debe haber acuerdos y gobernabilidad" para evitar que "España entre en la deriva de mociones de censura o de bloqueo constitucional", advirtió en entrevista con la misma radio.
En tanto, el PP de Rajoy - quien al renunciar a la primera oferta del rey dejó vía libre a Sánchez con la esperanza de que éste se estrelle en las negociaciones y se vea obligado a apoyarlo a él en un futuro-, lanzó una avalancha de críticas contra el líder socialista en los medios de comunicación, donde fue acusado de "mentir" a los españoles y de haber provocado el "bloqueo" institucional que vive España al no permitir que gobiernen los conservadores.
El vicesecretario de organización conservador, Fernando Martínez Maíllo, dijo en la televisión pública TVE que Sánchez se olvidó de comentar "un pequeño detalle: decir con quién va a pactar", en referencia a que no sólo necesita a Podemos sino también un acuerdo con los independentistas catalanes para lograr su abstención.
Maíllo reiteró que su partido y Rajoy no tiraron la toalla y mantienen su candidatura de gran coalición con PP, PSOE y Ciudadanos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico