Los socios de Cambiemos intentan poner límites a la estrategia oficial

El acuerdo alcanzado por la canciller argentina, Susana Malcorra, y el vicecanciller británico, Alan Duncan, fue visto como un retroceso en el reclamo de la soberanía por Malvinas y continúa generando polémica. Ahora ya no solo desde la oposición, sino dentro de las propias filas oficialistas.
La Mesa Nacional de la Coalición Cívia ARI, que encabeza Elisa Carrió, emitió un comunicado donde expresa sus reparos. "Ante futuras medidas conjuntas a llevarse a cabo por los gobiernos de ambos países en materia de pesca, hidrocarburos, navegación, vuelos adicionales y cooperación científica, en el que se soslaya la cuestión de la soberanía, destacamos la incompatibilidad de estas medidas con lo establecido en la disposición transitoria primera de la Constitución Nacional", dice el texto.
También asegura que "la toma e instrumentación de estas decisiones solo contribuyan a afianzar la presencia ilegal del Reino Unido" en el Atlántico Sur. También recuerda que "el anuncio realizado constituye un acuerdo cuya eventual aprobación requiere ineludiblemente la debida intervención del Congreso Nacional".
Desde la UCR, por su parte, el diputado Mario Negri, presidente del bloque de diputados nacionales, destacó que "el tema de la soberanía no se resigna" y pidió una reunión con la canciller Malcorra. Negri reclamó tener cuidado para "no alterar una política de Estado", que se viene llevando adelante sobre el tema.
Finalmente, el propio dirigente del PRO Federico Pinedo, presidente provisional del Senado, no pudo ocultar su malestar ante las nuevas noticias. Si bien evitó cuestionar directamente a Malcorra, disparó: "No quiero viajar a Malvinas porque no me gusta que los ingleses me sellen el pasaporte para ir a tierra que considero argentina". De todos modos, aclaró: "Si tengo que viajar como parte de la negociación para solucionar el tema lo haré."

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico