Los trabajadores del hospital Garrahan se manifestaron contra el recorte presupuestario

Mientras el Congreso aprobó sin modificaciones los 1.720 millones de pesos que le tocan al gobierno nacional, el proyecto de Presupuesto 2016 que el Ejecutivo porteño elevó a la Legislatura supone una reducción de 348 millones de pesos.

Cerca de 200 trabajadores del Hospital Garrahan se manifestaron ayer, bajo la consigna "Ni un peso menos", contra el recorte de 348 millones de pesos que el gobierno de la Ciudad planea formalizar mañana con la aprobación del Presupuesto 2016, y anunciaron que se movilizarán a la Legislatura para resistir la sanción sin cambios de este proyecto de ley.
Este recorte implica una reducción del 20 por ciento respecto del presupuesto elevado oportunamente por el Consejo de Administración de ese hospital a los ejecutivos Nacional y de la Ciudad de Buenos Aires, que financian en partes iguales al centro de salud.
Mientras el Congreso aprobó sin modificaciones los 1.720 millones de pesos que le tocan al gobierno nacional, el proyecto de Presupuesto 2016 que el Ejecutivo porteño elevó a la Legislatura supone una reducción de 348 millones de pesos.
"Este recorte no lo esperábamos y realmente pone en riesgo la calidad de la atención para el próximo año", aseguró a Télam Aldo Haimovich, coordinador de Terapia Intensiva del Hospital.
El médico explicó que el presupuesto solicitado por el Garrahan para 2016 implica un incremento del 40 por ciento respecto del correspondiente al año en curso, que se justifica porque "el hospital está creciendo".
"Este crecimiento tiene que ver con que el año próximo se incorpora el Centro de Atención al Niño Oncológico, con que hay obras pendientes que no se pudieron realizar en 2015 por falta de presupuesto, con que el equipamiento que este año no pudo renovarse, a lo que se suma el incremento salarial que tuvimos en agosto", precisó.
Y ante el argumento esgrimido por las autoridades porteñas de que al Garrahan le corresponde el mismo aumento que a los otros dos pediátricos de la Ciudad, el Gutiérrez y el Elizalde, Haimovich rebatió que "el Garrahan desempeña algunas funciones especiales".
"Nosotros queremos que todos los hospitales tengan un presupuesto adecuado, esto no va en desmedro de los otros hospitales que desarrollan una tarea enorme. Pero el Garrahan realiza el 60 por ciento de los trasplantes pediátricos de todo el país, el 80 por ciento de los trasplantes hepáticos, el 50 por ciento de las cirugías cardiovasculares y se atiende el 35 por ciento de los niños con cáncer", detalló.
La incorporación del Centro de Atención al Niño Oncológico, indicó Haimovich, implicará duplicar las camas de internación para trasplante de médula ósea, "lo que permitiría que la lista de espera se reduzca notablemente", y aumentar en 100 camas para niños inmunosuprimidos que necesitan recibir quimioterapia.
El médico recordó que no es la primera vez que la Legislatura porteña aprueba un presupuesto recortado para el Hospital Garrahan respecto del aprobado por el Congreso Nacional: en 2014 la reducción fue de 113 millones y en 2015, de 226.
En este sentido, el juez subrogante del Juzgado 20 del Fuero Contencioso Administrativo Tributario Francisco Ferrer dictó ayer una medida cautelar para que el gobierno porteño asigne al hospital la suma de dinero correspondiente a los recortes aplicados este año, en respuesta al amparo presentado en octubre pasado por Bernardo Fischberg, en su calidad de ciudadano.
Durante la protesta de médicos, enfermeros, administrativos, técnicos, bioquímicos y farmacéuticos del Garrahn, se hicieron presentes los legisladores porteños Marcelo Ramal (FIT) y Juan Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro-FPV).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico