Los trabajadores de Guilford rechazan la propuesta de formar una cooperativa

Los operarios rechazaron ayer la eventual conformación de la cooperativa con la que los dueños de la empresa pretenden desligarse de sus responsabilidades. Reclamaron que mañana, como se exigió desde Provincia, la firma deposite el dinero de los salarios adeudados. "Si van a cerrar, que paguen las indemnizaciones como corresponde", decidieron los trabajadores. La asamblea, desarrollada en la planta de Kilómetro 8, contó con el acompañamiento del vicegobernador Mariano Arcioni, el ministro provincial de Producción, Hernán Alonso, el secretario de Trabajo, Marcial Paz, y diputados provinciales del Frente para la Victoria.

Pasadas las 14 de ayer, bajo un sol abrasador, los trabajadores de Guilford realizaron la asamblea en la que, en principio, los directivos de la firma iban a explicar su propuesta para enfrentar la crítica situación de la textil. Sin embargo, como adelantó El Patagónico, finalmente los directivos de la compañía decidieron no presentarse.
Con el respaldo del vicegobernador Mariano Arcioni, del ministro de Producción, Hernán Alonso, y del secretario de Trabajo, Marcial Paz, los trabajadores debatieron sobre los pasos a seguir y protestaron nuevamente por la "falta de respuestas y de respeto, por parte de (Nicolás) Goransky (dueño de la compañía), que sigue sin dar la cara", afirmaron.

ASAMBLEA EN GUILFORD

El delegado de la Asociación Obrera Textil (AOT), Cirpiano Ojeda, abrió la asamblea para agradecer la presencia de funcionarios provinciales y de los diputados de extracción sindical, David González y Gustavo Fita, del Frente para la Victoria.
Tras afirmar que venía de entrevistarse con el intendente Carlos Linares, Ojeda le cedió el micrófono al secretario de Trabajo. Paz indicó que Provincia exigió la presentación del empresario porque, recordó, "este es un problema que él tiene que resolver" y comprometió la continuidad de la gestión y apoyo de Provincia, a partir de la decisión del gobernador Mario Das Neves, para respaldar las acciones que los obreros decidan.
Luego de remarcar la exigencia que se le puso a Goransky, el secretario de Trabajo fue tajante cuando se le preguntó cuál era la propuesta. "Nosotros no vamos a actuar como correo de los dueños. Ellos son los que tienen que explicar la idea que tienen para resolver esto", enfatizó.

NO A LA COOPERATIVA

De todos modos, ante la insistencia y en función del respeto a los trabajadores, Paz confirmó que la propuesta de la empresa, como adelantó este diario, incluye la jubilación del personal que esté en condiciones de antigüedad y aportes; la indemnización para algunos y la conformación de una cooperativa con el resto.
La propuesta fue claramente rechazada por los trabajadores que, además de pedir "que Goransky dé la cara", indicaron que no avalaban la idea de cooperativa como solución. "Lo que tiene que hacer es, si quiere cerrar, pagar lo que corresponde. No le vamos a regalar más de 30 años de trabajo", se apuntó.
El ministro Alonso confirmó que mañana los trabajadores recibirán un aporte de 5.000 pesos por parte de Provincia; que se está gestionando con Nación otro subsidio similar por algunos meses y que al empresario se le exigió que mañana deposite en la cuenta de los trabajadores todo lo que se les debe.
"Con ese depósito, el martes tendría que venir acá y explicarles su propuesta. El gobierno va a seguir acompañando y exigiendo una respuesta. Serán ustedes los que resuelvan si aceptan o no, pero sepan que este Gobierno provincial, junto con el municipio, está acá respaldando a los trabajadores, no a ningún empresario", agregó el vicegobernador Arcioni.
La asamblea se cerró con las palabras del diputado González, quien pidió a los trabajadores que sigan unidos, y con las de los delegados Leonardo Mora y Maximiliano Carrillo, que reiteraron su queja por los aprietes que, por parte "de patovicas" de Goransky, recibieron en Buenos Aires y que la idea generalizada es rechazar la cooperativa y reclamar el pago total de indemnizaciones.
"Cada ladrillo de esta empresa fue levantado por estos trabajadores. Algunos tienen 39 años de servicio, más que de vida tiene Goransky. Ese trabajo no va a ser regalado. Vamos a luchar para que la fábrica vuelva a funcionar, pero si no lo hace los dueños van a tener que pagar las indemnizaciones, como corresponde", reiteró Carrillo, quien recibió el aplauso general que puso fin a la asamblea.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico