Los trabajadores "más felices" del país viven en Comodoro

Luego de que se diera a conocer el informe "Felicidad y trabajo" realizado por la Universidad Siglo 21 con más de 1.000 muestras, su director, el psicólogo Leonardo Medrano, explicó a El Patagónico que el orgullo al trabajo y la desconexión tras la jornada laboral fueron las variables que marcaron la diferencia en esta ciudad. "Las personas cuando se empiezan a agotar, empiezan a perder el orgullo con el trabajo", manifestó.

Trabajadores de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Salta, Rosario, Comodoro Rivadavia, como única ciudad del sur, entre otros, respondieron al informe "Felicidad y trabajo" que realizó el Observatorio Socio Empresarial de la Universidad Siglo 21, con el objetivo de saber cuáles eran las ciudades donde los trabajadores son más felices.
El resultado fue categórico y, sorpresivamente, esta ciudad resultó ser la que arrojó los mejores resultados, por encima de la media y con total oposición a Capital Federal, donde el promedio indicó que los trabajadores eran menos felices.
El trabajo se realizó entre noviembre y diciembre de 2015, consultando de forma telefónica y aleatoria a por lo menos 250 habitantes de distintas ciudades, quienes respondieron una breve encuesta que permitió reunir los datos y posteriormente analizarlos. Sin embargo, recién en las últimas semanas se conocieron los primeros resultados, que indican que Comodoro Rivadavia es la ciudad donde mayor felicidad registran los trabajadores.
El análisis resulta por lo menos llamativo. El Patagónico consultó al director del trabajo, el psicólogo Leonardo Medrano (32), secretario de Investigación de la Universidad Siglo 21, quien explicó cuáles fueron las variables que se tuvieron en cuenta para llegar a esta conclusión.
"Básicamente las medias más altas del país se observaron en Comodoro. Lo que medimos son dos componentes: uno emocional que hace referencia a si te sentís alegre, contento; y otros más cognitivo que hace referencia a qué tan satisfecho estás con la vida. En el ámbito científico lo que se evalúa es este último", contó desde Córdoba.
"Entonces cuando empezamos a cruzar las variables, observamos que el orgullo por el trabajo dio valores altos; y la otra variable que se observó es un fenómeno que se llama desconexión con el trabajo, si podés cortar con tu trabajo cuando salís de trabajar", detalló.
LA IMPORTANCIA DE
"NO AGOTARSE"
Con estos primeros resultados, el equipo de investigación conformado por 20 profesionales pudo delimitar la primera hipótesis: "las personas cuando experimentan agotamiento empiezan a sentir que su trabajo no tiene valor, es un concepto que se llama cinismo en el trabajo, y la hipótesis es que al observar mayores niveles de desconexión explicaría por un lado que estén menos agotados y más orgullosos", confirmó.
En Buenos Aires, por su parte, se dio el factor inverso, con altos niveles de agotamiento y poca posibilidad de desconexión, algo esencial para el bienestar laboral según explicó Medrano.
"Las personas cuando se empiezan a agotar, empiezan a perder el orgullo con el trabajo y el hecho de que puedas desconectarte hace que te agote menos. Entonces la recuperación se debe dar siempre, si vos no te desconectás esa recuperación no se da y cada vez te cuesta más ir a trabajar", comentó.
"En Comodoro al parecer es más fácil desconectarse, por las distancias, el tipo de ocio y los horarios. Muy diferente a lo que pasa en Capital, el otro polo; imaginábamos algo más homogéneo", admitió el especialista, quien utilizó el test SWLS (Satisfaction with Life Scale) desarrollado por el profesor Ed Diener de la Universidad de Minnesota, EE.UU., para realizar esta investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico