Los trabajadores de Transporte Diadema levantaron la medida de fuerza tras una promesa de pago

Ayer por la tarde, dos horas después que los choferes de Transporte Diadema iniciaron una retención de servicios por tiempo indeterminado, se levantó la medida de fuerza tras una promesa de pago por parte de la empresa. Desde la concesionaria del servicio, su titular, Ricardo Blanco, atribuyó la falta de pago al retraso en la percepción de subsidios municipales. Sin embargo, desde el Ejecutivo desmintieron una posible deuda y sostuvieron que las demoras son del orden nacional y provincial.

Hasta ayer por la tarde, los ocho choferes que prestan servicio para la empresa Transporte Diadema, que conecta ese barrio con el centro de esta ciudad, no habían percibido el pago de sus salarios de setiembre, que por ley deben ser abonados antes del cuarto día hábil de cada mes.
Por esa razón, luego del mediodía el gremio de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) inició una medida de fuerza por tiempo indeterminado, tal como sus referentes habían advertido en horas de la mañana, cuando dieron plazo hasta el mediodía para que la empresa cumpliera con sus obligaciones patronales.
Todo hacía prever que la retención de servicios se extendería hasta el pago de los salarios. Sin embargo, sorpresivamente dos horas después, los choferes levantaron la medida. La razón fue una promesa de pago que realizó la empresa, tras un encuentro con autoridades municipales.
Así los trabajadores esperan que hoy por la mañana tengan depositado los salarios, caso contrario volverán a interrumpir el servicio, confirmó Fabián Huencheque, referente de UTA.
"Levantamos la medida porque nos dijeron que mañana (por hoy) a la mañana iba a estar la plata. Pero caso contrario vamos a parar", señaló, confirmando que hoy las autoridades de la empresa volverán a reunirse con autoridades municipales.

CRUCE EMPRESA
vs MUNICIPIO
Hay que recordar que desde el viernes los trabajadores venían anunciando la posibilidad de realizar una retención de servicios por el retraso de sus salarios. El sábado incluso se efectuó una primera medida de fuerza que afectó un recorrido hasta el barrio René Favaloro y la salida de la primera unidad de la jornada.
Ante esta situación, el titular de la firma, Ricardo Blanco, argumentó el retraso del pago en una deuda de los subsidios municipal y provincial. Sin embargo, esto fue desmentido por el secretario de Gobierno, Máximo Naumann.
El funcionario antes de que ayer por la tarde se confirmara el paro, había asegurado que el municipio estaba al día con el pago de subsidios municipales al transporte público, tanto para el caso de Transportes Diadema como para Patagonia Argentina. "El municipio canceló deudas" dijo, señalando que quedaba pendiente el pago de subsidios de Provincia y Nación.
En este punto recordó que con las empresas, "estamos en permanente comunicación hoy (por ayer) generamos pago a Diadema, el viernes se hizo a Patagonia, el servicio administrativo ya realizó los trámites por eso llevamos la tranquilidad a la población que el transporte continúa de manera normal y habitual". Y señaló que incluso el Ejecutivo local realizó gestiones a nivel provincial para destrabar los pagos, aunque "se nos explicó que con el bono iban a poder cancelar todas las deudas y están en eso".
Hay que recordar que no es la primera vez que Transporte Diadema responsabiliza a la Municipalidad por no poder afrontar el pago de salarios, y tampoco es la primera vez que el Ejecutivo lo desmiente.
El antecedente más inmediato data del 10 de agosto, fecha de la audiencia pública temática que se convocó en el marco del nuevo esquema tarifario del colectivo en Comodoro, y que se llevó a cabo a las 8 de la mañana en el Concejo Deliberante con una retención de servicios de la misma empresa en ciernes. "Paramos porque la Municipalidad nos debe" había dicho Blanco, gerente de en plena compulsa.
Blanco debía fundamentar el esquema de costos de la empresa, rara vez difundido en función de que el debate siempre lo concentra por una cuestión de proporciones Patagonia Argentina aunque lejos estuvo de hablar directamente de números y pasajeros. Así inició su exposición refiriéndose al paro con que su empresa había iniciado la jornada. Lamentó el nivel de ingresos por subsidios y venta de boletos, y aseguró que el municipio tenía una deuda por ese aporte desde abril.
También señaló que su empresa recorre el doble de la distancia por la mitad de la tarifa que otras firmas y sostuvo que es "una asimetría que nos afecta" ya que el cupo de combustible (subsidiado por Nación) son "5.900 litros para recorrer escasos 21.000 kilómetros". Mientras que la Municipalidad cubre el servicio al barrio René Favaloro (que también presta la empresa), que insume otros 10.000 litros".
"Eso nos obliga a incorporar otros cientos de litros a precio de surtidor, que para Diadema es muy significativo", aseguró Blanco para plantear que la rentabilidad de la empresa es del 6% (del costo total del servicio) y que con ese "pequeño margen" deben afrontar "las adversidades que nos impuso el municipio".
En este contexto, además del reclamo, Blanco utilizó la audiencia para amenazar de despidos y retirar algunos servicios al sostener que la deuda de la comuna los obliga como empresa a un replanteo, argumentos que fueron cuestionados en ese momento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico